Una startup mexicana que te permite vender tus fotografías cotidianas para un uso publicitario que privilegia la naturalidad y el contacto local focalizado.

Capptu nació de una inquietud: ¿Por qué las marcas en México utilizan fotografías que no reflejan en lo absoluto el contexto nacional? ¿Por qué los anuncios generalmente muestran una realidad mucho más afín a Estados Unidos y Europa que a la vida cotidiana en México? Recién titulados de la maestría en administración de empresas del IPADE, Manuel Villegas y Héctor de León decidieron emprender la construcción de una plataforma que permitiera a las marcas encontrar imágenes localizadas específicamente en el contexto en que se venden sus productos. La idea es utilizar la enorme cantidad de fotografías que se están subiendo diariamente desde dispositivos móviles para ponerlas al alcance de campañas publicitarias que quieren privilegiar la naturalidad y el enfoque en un contexto geográfico específico. Platicamos con Manuel Villegas, fundador y actual CEO de Capptu, quien nos dijo:

“Siempre critiqué mucho este tema de la publicidad que era como muy falsa, muy americana. Entonces pensamos en esta oportunidad. Además tenemos la enorme tendencia de la tecnología móvil: todos los días hay gente tomándole fotos a su desayuno, a su perro, a un atardecer en la playa y las redes sociales están inundadas de fotografías. Así que esa fue la primera idea: ¿por qué no vendemos las fotos de los smartphones para la publicidad?”

En un contexto cultural sobremediatizado, los anuncios con imágenes tienen muchísimas más posibilidades de causar un impacto real en el público: según cifras de la página de Capptu, los anuncios que tienen imágenes producen una interacción 60% mayor que los que contienen solamente texto. Y claro, esto se suma a una tendencia actual que privilegia la naturalidad en la comunicación publicitaria: los ambientes naturales y las fotografías de personas reales se comparten seis veces más que los anuncios que utilizan fotografías sobreproducidas o de stock. Al considerar entonces el costo de los bancos de imágenes o de fotógrafos profesionales, existe un verdadero nicho de mercado en la venta de fotografías más naturales y de contexto local focalizado.

“Si tú te metes a Google a buscar cuáles son las tendencias de uso de imágenes en el 2015 (y fue lo mismo en el 2014), las sugerencias que te dan los bloques especializados es de usar lo menos posible las fotos posadas, las fotos que les llaman de “stock”. Incluso hay estudios que indican que el uso de imágenes con gente real, en ambientes reales, pueden llegar a incrementar hasta un 45% las interacciones. Y los usuarios están dispuestos a compartir este contenido hasta 15 veces más. Entonces sí estamos hablando de impacto publicitario, ese es el objetivo: crear interacción. Los estudios están demostrando que podrías incrementar casi un 50% tus interacciones. Y la pregunta sigue siendo: ¿por qué la publicidad utiliza todavía fotografías de stock?”, explica Villegas.

¿Cómo funciona Capptu?

Capptu-3
Capptu también está disponible en forma de aplicación para iOS y Android

Capptu funciona según dos ángulos: el del usuario que vende sus fotografías y el de los clientes, o las marcas, que buscan comprarlas. Por un lado, los usuarios utilizan la aplicación móvil (disponible ya en iOS y en Android) para tomar fotografías que pueden ir subiendo a sus perfiles con etiquetas específicas y geolocalización mientras esperan a que una marca las seleccione y las compre. Por el otro lado, las marcas pueden acceder desde la página web que funciona como un banco de imágenes con un motor de búsqueda especializado y una selección de tendencias con hashtags.

“Somos una plataforma de intermediación, o sea, nosotros no compramos fotografías y nosotros no vendemos fotografías: somos el marketplace para que sean los usuarios puedan subir fotos a través de la plataforma móvil. Una vez que pones esa fotografía con nosotros, automáticamente queda protegida y se convierte en un item disponible en nuestro marketplace. Entonces la página tiene un user experience de banco de imágenes. Tienes tu buscador, tus categorías… y es ahí en donde se lleva a cabo toda la experiencia de compra: si a ti te gusta una imagen la subes al carrito y sigues este proceso como si estuvieras en un E-commerce cualquiera.”

Además, como una propuesta bastante innovadora, Capptu tiene una sección llamada “Misiones”. A través de esta sección, las marcas pueden ingresar a la página web y solicitar un tipo de fotografía específica y premiar al usuario que tomó las fotos que más se adecuan a su estrategia publicitaria. Así, la aplicación no nada más funciona como banco de imágenes sino que se convierte en un verdadero generador de fotografías con coordenadas y características muy específicas sin los costos de la producción profesional. Así nos lo explicó Manuel Villegas:

“La línea que llamamos “Misiones” son como fotos sobre demanda, tú podrías entrar a buscar una fotografía de las que ya existen y comprarla, pero si no encuentras la imagen que necesitas siquiera con nosotros, puedes solicitar un reto de fotografía a nuestros usuarios. Pones una fecha límite, un premio a la mejor foto y los usuarios interesados suben sus fotos y al final el comprador puede elegir cuál es la que más le funciona.”

Además, en la sección “Misiones”, las marcas pueden pedir conjuntos de fotografías en concursos premiados para generar campañas publicitarias de mayor envergadura. Hasta ahora este tipo de estrategias han tenido bastante éxito con distintas marcas y se están lanzando nuevas campañas desde la plataforma de Capptu:

“Ahorita ya hemos podido trabajar este tipo de concursos patrocinados con empresas como Sport World, como Tuenti y ya tuvimos una activación de este tipo a nivel Latinoamérica con Terra para la Copa América de Chile hace algunas semanas. Y ahorita tenemos prácticamente cerrada, es casi un hecho, una colaboración con el Festival Internacional Cervantino: nosotros vamos a poner la plataforma para que literalmente todos los asistentes del festival se conviertan en el fotógrafo oficial del evento.”

Beneficios a los usuarios y protección legal

Todas las transacciones que se realizan en Capptu son a través del servicio Paypal que facilita los pagos entre marcas y usuarios. Los usuarios reciben el 50% del pago total de la fotografía y Capptu, como plataforma intermediaria, recibe la otra mitad. Así, para evitar cualquier uso irresponsable de imágenes, la plataforma tiene un complejo contrato de términos y condiciones que evita el robo de fotografías o la utilización sin autorización de cualquier imagen personal. Además, todos los usuarios mantienen la autoría y los derechos de sus fotografías: sólo se venden licencias para uso comercial.

“El derecho patrimonial de la imagen siempre va a ser del usuario y la va a poder vender todas las veces que quiera: el esquema que manejamos es de royalty-free. Tenemos una parte en el proceso mismo de la carga de la foto que tiene ya ciertos aspectos legales en cuanto a protección. Porque vender una foto que no te pertenece es un delito y podríamos borrar tu fotografía o tu cuenta. Nosotros no somos Instagram, no somos una aplicación lúdica: lo que queremos es que los usuarios estén conscientes de que sí van a poder hacer dinero con nosotros y eso conlleva una responsabilidad.”

Logros y metas a futuro

Capptu-2
Manuel Villegas, fundador y CEO de Capptu

La aplicación de Capptu salió al mercado en iOS en enero y en Android en mayo de este año. En estos pocos meses han conseguido alrededor de 12,000 descargas de la aplicación en más de 70 países. A pesar de la barrera del idioma (la aplicación sólo existe, por el momento, en español), esta localización global de las descargas muestra bien la oferta mundial de fotografías a la venta y la amplia aceptación de este modelo de intercambio en un mundo globalizado que, desde el punto de vista publicitario, está retornando a lo local.

Con un banco de más de 20,000 imágenes disponibles y asesorías en talleres de aceleración de startups con Google, Capptu busca afrontar nuevos retos para el futuro. Así, la plataforma quiere, en los próximos meses, encontrar financiamiento a través del crownfunding en Play Business y la inversión privada, además de comenzar el desarrollo para, próximamente, permitir también la venta de videos y de archivos de audio para un mercado que ya exige una mayor cantidad de contenidos publicitarios locales y naturales en distintos soportes mediáticos. Hasta ahora la compañía ha tenido dos financiamientos: uno de 250,00 pesos por parte de un socio,  y otros 100,00 dólares que llegaron de la mano de Wayra.

“Nuestro reto ahora inmediato es el levantamiento de capital: hoy mismo que vamos a salir en una plataforma de crownfunding que se llama Play Business. En un mediano plazo, tenemos considerado para inicios del siguiente año, liberar también la posibilidad de que se comercialicen archivos de sonido y de video. Porque no se necesita a gente actuando, en realidad necesitas un video de alguien paseando a un perro en el Parque España, o del tráfico en Monterrey, o cosas así. O incluso videos de drones: ya estamos platicando con una empresa de drones, para que genere clips y que los puedan colgar en nuestra plataforma.”

La idea general de Capptu parece encontrar verdaderas necesidades contemporáneas en cuanto a la producción desenfrenada de archivos fotográficos. Grandes plataformas como Instagram lucran de nuestra creatividad en cada conexión mientras que Capptu le regresa a los usuarios la capacidad de beneficiarse de sus producciones de una manera rápida, fácil y directa. En este esquema se beneficia la startup, evidentemente, pero también los usuarios que pueden comercializar sus experiencias cotidianas y las marcas que pueden encontrar una relación mucho más focalizada con su mercado.

“Al final del día, hemos tenido oportunidad de platicar con usuarios intensivos de Instagram e incluso con algunos semiprofesionales, que ya tienen cámaras, que han tomado un curso y cuando les hemos preguntado si se consideran profesionales, nos dicen que no, porque para ser profesional lo que hace falta es que te paguen por ello. Entonces de alguna manera, queremos llevarlos hacia esa línea.”

Definitivamente, el futuro es para los amateurs.

temas