Alemania le ordena a Mark Zuckerberg dejar de recopilar información privada de los usuarios de Facebook

Acusan que recopilar la información privada podría ameritar medidas antimonopólicas.
(Foto: Getty Images)

A pesar del escándalo de Cambridge Analytica que reveló el verdadero uso que Facebook le daba a la información privada de sus millones de usuarios, las políticas de la plataforma no han cambiado mucho y continúa haciéndose de todos los datos que pueda obtener de los demás. Por eso la justicia de Alemania le ha ordenado a Mark Zuckerberg que deje de rastrear la actividad de los usuarios de Facebook en internet, acusándolo de abusar y violar su privacidad.

También te recomendamos: Facebook despidió a empleado por estar contra el apoyo de Zuckerberg a Trump

Un tribunal federal de Alemania ordenó a Facebook el cumplimiento de una orden de la Bundeskartellamt, el órgano encargado de prohibir las actividades monopólicas a las empresas nacionales y extranjeras. De acuerdo con la instancia Facebook ha abusado de su dominio de mercado para hacer un uso indebido de la información que obtiene de sus usuarios, y lo peor es que ni siquiera obtiene el consentimiento explícito para conseguir esa información.

La institución que combate los monopolios se había opuesto especialmente a la manera en que la plataforma de Mark Zuckerberg rastrea la información privada de los usuarios monitoreando su actividad en aplicaciones de terceros, incluyendo Instagram y WhatsApp. Además habían llamado la atención sobre la manera en que Facebook rastrea la actividad de los usuarios en internet mediante el uso de los botones de “Me gusta” y “Compartir” que se encuentran en otros sitios de la web.

“Facebook debe ofrecerle a los usuarios la opción de revelar menos sobre sí mismos y, sobre todo, lo que revelan de sí mismos fuera de Facebook” dijo el juez Peter Meier-Beck. De acuerdo con el gobierno alemán, si es posible mostrar que la plataforma de Zuckerberg obtiene y explota los datos de los usuarios de forma ilegal, entonces debería aplicársele un procedimiento antimonopólico.