El sistema envía información del cerebro a la espina dorsal para aliviar los déficit de movimiento.

Un equipo de neurocientíficos consiguió devolverle la movilidad a un par de primates paralizados de las piernas, gracias a un nuevo sistema. Esto abre un mundo de posibilidades para los cientos de miles de personas que sufren lesiones de la médula espinal cada año, en todo el mundo.

Este sistema, llamado interfaz neuroprotésica cerebro-espinal, actúa como un puente inalámbrico entre el cerebro y la columna vertebral. Funciona de la siguiente forma: Se insertó un dispositivo en el cerebro de los primates, el cual interpreta la actividad motriz y transmite esa información a una serie de electrodos inalámbricos colocados en la médula (la sustancia blanda que se halla en el interior de los huesos de los animales). Una computadora decodifica la señal y un estímulo eléctrico activa los músculos de la pierna paralizada y surge el movimiento.

El sistema fue creado por el neurocientífico Grégoire Courtine en conjunto con la Escuela Politécnica Federal de Lausana, la Universidad de Burdeos, Motac Neuroscience y el Hospital Universitario de Lausana, Suiza.

Aunque la interfaz interfaz neuroprotésica no puede hacer nada por el equilibrio, la dirección y la capacidad de evitar obstáculos de los simios lesionados, los investigadores son optimistas con las posibilidades de esta investigación y creen que el futuro se podrá adaptar para los seres humanos.

fuente Nature

temas