La UNAM explica cómo será el regreso a clases en la nueva normalidad

Bienvenidos a la nueva normalidad.

El regreso a la “nueva normalidad” cada vez está más cerca y la Universidad Autónoma de México (UNAM) ya reveló su lista de indicaciones y  medidas de sanidad, como que optará por establecer horarios escalonados entre los empleados a los que no se les pueda garantizar una sana distancia dentro de sus instalaciones, así como la modificación de turnos, con tal de cuidar la salud de toda la comunidad universitaria. Según el universidad, el regreso a clases será “paulatino, ordenado y progresivo” y no sucederá hasta que la contingencia sanitaria y las autoridades lo permitan. 

En un comunicado, la UNAM señaló que las siguientes indicaciones aplican no solo para los alumnos y empleados de la universidad, sino también cualquier persona que visite las instalaciones, para que también atiendan las medidas.

Aquí están las indicaciones:

  • Quedarse en casa si presenta síntomas de enfermedad respiratoria o relacionados con COVID-19.
  • Atender y cumplir con todas las medidas de prevención que le sean indicadas.
  • Evitar todo contacto físico.
  • Mantener una sana distancia (de al menos 1.8 metros) con las demás personas.
  • Usar cubrebocas de forma adecuada (sobre nariz y boca) y otras barreras como caretas o pantallas, en caso de así ser requerido. Las caretas no sustituyen el cubrebocas.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, o bien limpiarse las manos con gel (con un contenido de alcohol mínimo de 70%).
  • No tocarse la cara con las manos, sobre todo nariz, boca y ojos.
  • Evitar tocar, en la medida de lo posible, cualquier tipo de superficie, barandales, puertas, muros, botones, etc.
  • Practicar etiqueta respiratoria al toser y estornudar: cubrirse nariz y boca al toser con el ángulo interno del brazo o con un pañuelo desechable. Este último deberá tirarlo en los contenedores asignados para tales residuos, después lavarse las manos.
  • Utilizar los filtros de seguridad sanitaria, guardando para ello una sana distancia y siguiendo las indicaciones específicas que en ellos reciban.
  • Evitar la presencia de acompañantes, en especial de menores de edad y personas con alto riesgo frente al COVID-19.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el uso de joyería y corbatas.
  • No compartir materiales, instrumentos y cualquier objeto de uso individual.
  • Evitar, siempre que sea posible, el uso de elevadores. El uso de estos estará reservado preferentemente para la utilización de personas con discapacidad o de edad mayor.

De acuerdo con la UNAM, entidad y dependencia deberá analizar por sí misma “las condiciones de sus espacios de trabajo”, para determinar sus propias acciones… como instalar barreras de seguridad o establecer la distancia mínima entre cada persona. En el caso de la realización de trámites, algunos se podrán hacer de manera remota, pero de ser necesario que el trámite sea presencial, se deberán tomar en cuenta las cantidad de empleados y de personas realizando trámites. Se organizarán horarios flexibles para evitar las concentraciones del personal. Armarán la institución con depósitos de gel antibacterial en diferentes puntos y con señalizaciones de distancia mínima incluso en baños y cafeterías. En el caso de las aulas, auditorios, blibliotecas o laboritados, dado que el tamaño de los espacios son muy variables, cada entidad deberá determinar la cantidad de su aforo, que podría reducirse hasta un 50%, considerando una sana distancia de hasta 3 metros cuadrados por persona.

El número de estudiantes en cada clase y salón también se reducirá a la mitad y se asignará “la asistencia alternada” con una mezcla entre clases presenciales y virtuales, explican. “Se procurará que la división se haga por el mismo orden alfabético”, dicen.

La UNAM también dijo que 15 días antes del regreso oficial a la nueva normalidad se informarán las indicaciones pertinentes.