Warner Bros sacó un video en el que se muestra cómo se crearon los efectos especiales detrás de los entrañables robots CASE y TARS en Interstellar.

El video de 10 minutos explica someramente cómo estos robots no fueron una conceptualización sencilla y cómo se juntaron en su fabricación elementos del CGI con elementos físicos. Lo que resulta aquí más impresionante es la participación de un actor (que también hace clown y espectáculos corporales) que le dio mayor vida a los movimientos específicos de cada robot.

Y claro, esto viene desde el concepto mismo de los hermanos Nolan. Estos dos robots cumplían la función de situar la película en un futuro mucho más lejano del que parece al principio: son los recordatorios vivos de una época de guerra en la que estas máquinas fueron empleadas para la lucha del humano contra el humano. Ahora resultan esenciales para la supervivencia de nuestra especie y, por eso, no deja de haber un conflicto interno en estos personajes robóticos: fueron diseñados para matar y ahora quedan como una parte esencial en la salvación de toda vida humana.

En eso, Jonathan Nolan explica que quería lograr una relación intensa entre los personajes y el robot para así representarlos como otro elemento humano (si no es que el elemento más humano) a bordo de la nave interestelar. Y el resultado fue, sin duda, espectacular. Éstas son verdaderas máquinas, no tienen ninguna forma humana, son duro acero y pura funcionalidad que parece al principio torpe y que se muestra como bastante poderosa y creativa en el resto de la película. El hecho mismo de crear estos personajes con la ayuda de un actor y con muchas tomas reales a las que después se les añadieron efectos mínimos de CGI es lo que logra este efecto tan profundo en dos máquinas que hubieran podido ser más secundarias, más robóticas, más frías.

Vean entonces este gran video para medir la complejidad de dos robots muy originales que van más allá de compartir una cerveza en un porche flotante y el alivio cómico de momentos tensos.

vía Sploid

temas