Los jóvenes fans gastaron sus domingos para hacer su propia versión de la primera película de Indy.

En 1989 un grupo de fans de Indiana Jones terminaron un loco proyecto: realizar su propia versión de Raiders of the Lost Ark, la primera cinta del aventurero interpretado por Harrison Ford. La película de bajísimo presupuesto (tan sólo 5,000 dólares) tardó siete años en completarse, por eso se notan grandes cambios en los cortes de la película, debido a que las escenas se grabaron en diferentes periodos de tiempo, desde que tenían 12 años y hasta que estaban cerca de los 20.

En el 2005 consiguieron fama mediática cuando Eli Roth, el director de Hostel y fan de la cinta amateur, inició una campaña para exhibir la película en cines. Roth consiguió reunir al reparto del filme y pasar la cinta en un par de salas, gracias a lo cual Steven Spielberg pudo ver la versión de sus fans y reunirse con ellos, agradeciendo el esfuerzo.

spiel

En el 2014 los protagonistas de la cinta volvieron a dar de que hablar cuando iniciaron una exitosa campaña en Kickstarter para conseguir 50,000 dólares y grabar la única escena que no pudieron recrear hace 25 años. Inesperadamente consiguieron la meta y descubrieron que mucha gente los admiraba.

El camino de los chicos hasta llevar su proyecto infantil al cine será llevado a la pantalla grande de forma itinerante en un documental realizado por Jeremy Coon, el productor y editor de Napoleon Dynamite, el cual también podrá ser visto a través de la comodidad de

El documental cuenta con el apoyo de Drafthouse Films, una cadena de cines de Estados Unidos que pasará la película en sus salas, quienes también distribuirán la producción a través de Video On Demand a todo el mundo a partir del 17 de junio.

fuente Slash Films

temas