Pocos saben que Superman fue uno de los artífices de la caída en desgracia del Ku Klux Klan, la organización supremacista blanca que durante décadas contó con gran influencia dentro de la sociedad de Estados Unidos (incluso se dice que entre 1920 y 1930, el 15% de la población total de Estados Unidos estaba afiliada al KKK). En realidad el hombre de acero no actuó solo, sino que contó con la valiosa ayuda de un aliado. Pero no se trató de Lois Lane ni Jimmy Olsen, sino de Stetson Kennedy.

Como uno de los principales activistas de las campañas a favor del voto a los negros, Kennedy se infiltró en el Ku Klux Klan durante los años 40 y recopiló los rituales, saludos secretos, contraseñas y costumbres del KKK. Él acudió al Comité de Actividades Antiamericanas buscando volver ilegales las actividades del clan, pero el comité estaba más interesado en combatir al comunismo (además de estar infiltrado por miembros del KKK), por lo que no fue apoyado.

En 1946 nuestro héroe no se dio por vencido y decidió contactar a los responsables del programa de radio infantil más popular del momento: ni más ni menos que The Adventures of Superman, una radionovela protagonizada por Bud Collyer (Superman) y Rolly Bester (Lois Lane). Los productores estuvieron de acuerdo con escuchar a Kennedy, sobre todo porque, después del fin de la Segunda Guerra Mundial, se habían quedado sin villanos que fueran un peligro para el hombre del mañana.

Gracias a este acuerdo, a partir del 10 de junio de 1946 se emitió Clan of the Fiery Cross, el primero de 16 capítulos de la radionovela de Superman en la que, además de enfrentar al Ku Klux Klan, se revelaron muchos de los secretos mejor guardados del grupo. El clan fue objeto de burla, los más jóvenes lo repudiaron y, un año después, finalmente el congreso lo consideró una agrupación ilegal.

La historia completa fue contada en el libro Superman versus The Ku Klux Klan: The True Story of How the Iconic Superhero Battled the Men of Hate, del escritor Rick Bowers, que ahora será llevado al cine de la mano de las productoras Lotus Entertainment y Paperchase Films.

De momento se saben pocas cosas del proyecto, aunque sabemos que la película estará en la misma sintonía que The Departed y Mississippi Burning. Además de que el guión de la cinta estará a cargo de Katherine Lindberg (Wet Hot American Summer).

fuente Deadline

temas