El personaje le mostraba sus miserias a la princesa Peach en una historieta.

Super Mario es un ídolo de varias generaciones, y un ejemplo a seguir para los niños de todo el mundo. Por eso, Nintendo siempre ha cuidado que la imagen del exfontanero bigotón sea la de un ser de luz, un personaje de humor blanco, sin malicia y con historias familiares. Tal vez por eso causó mucho revuelo la confirmación de que Mario tiene pezones, levantando cientos de comentarios en la red.

Pero los pezones de Mario no son nada si los comparamos con una de las más extrañas aventura que se publicaron en KC Mario, el manga oficial protagonizado por Super Mario y sus amigos a finales de los años ochenta.

KC Mario fue un manga protagonizado por Mari en los ochenta.

KC Mario fue un manga dirigido al público infantil que publicó la editorial Kodansha (la misma que editó Akira y Ghost in the Shell) dentro de las páginas de su revista antológica Comic Bon Bon durante casi 10 años. Las historias eran escritas y dibujadas por el mangaka Kazuki Motoyama, y era una sucesión de gags que utilizaban como pretexto las aventuras en los videojuegos de Mario para divertir a los niños.

En una de las más extrañas aventuras de KC Mario, ambientada en el juego Super Mario Land, vemos al fontanero en compañía de su amigo robot (que en realidad es la Princesa Peach disfrazada) caminando por el reino de Sarasaland en su búsqueda por rescatar a la princesa Daisy. Inesperadamente, al pasar cerca de un lago, una piraña muerde tan fuerte el trasero de Mario que lo hace salir volando por los aires, dejando en el suelo su famoso overol.

Peach-Robot descubre que Mario no usa calzones, al ver el pene y testículos del héroe legendario de Nintendo. Como era de esperarse, el enredo se complica cuando Peach le da un sopapo tan fuerte a Mario, que lo manda a un bonus.

Todo lo anterior era sólo un gag inocente, similar a las ocasiones en que Goku enseñaba los genitales en Dragon Ball, algo que sería impensable en la época actual. Lo más curioso es que estas aventuras de Mario tenían la licencia oficial de Nintendo.

Era sólo un gag inocente, similare a las ocasiones en que Goku enseñaba los genitales en Dragon Ball.

fuente Kotaku

temas