El 23 de marzo se cumplieron cinco décadas desde el divertido “incidente”.

Durante la misión espacial Gemini 3 que ocurrió el 23 de marzo de 1965, uno de los dos tripulantes de la nave, John Young sacó de su traje un peculiar, pequeño y suculento sandwich. Hasta ahora éste ha sido el único alimento de su clase que se ha elevado hasta el espacio de contrabando, o al menos el único que ha sido reportado.

Cuando Young mostró el emparedado a su compañero y comandante, Gus Grissom, éste le preguntó de dónde había salido, por lo que John respondió redundantemente que simplemente lo había llevado consigo para saber cómo sabría y olería en el espacio. Obviamente las intenciones de Young con el sandwich eran las de únicamente jugar una broma que fue planeada con mucha anticipación al lado de su colega Wally Schirra, quien era muy bien conocido por jugarle bromas a los demás.

Grissom_Young
Grissom y Young

 

El sandwich fue adquirido por Schirra dos días antes del lanzamiento del Gemini 3 que se llevó a cabo en Florida; la finalidad del programa era la de aprender a enviar astronautas a la luna, y constó de diez vuelos distintos que se llevaron a cabo entre la primavera de 1965 y noviembre de 1966. Curiosamente en Gemini también se experimentó con el tipo de alimentos que los astronautas podrían consumir dependiendo la duración de cada misión.

Cuando Grissom sostuvo el emparedado entre sus manos y le dio un pequeño mordisco, éste comenzó a deshacerse por la falta de gravedad, por lo que tanto él como Young, decidieron volverlo a guardar; si el sandwich hubiese liberado más restos, éstos pudieron haber flotado hasta atorarse con algunos sistemas eléctricos, o bien, parar en los ojos de cualquiera de los tripulantes. Normalmente los alimentos de esta calidad eran cubiertos con gelatina para evitar este problema.

Gemini 3 estuvo en el espacio durante sólo cinco horas, pero volvieron con una historia increíble que contar que cuando vio la luz pública, fascinó a la audiencia. Sin embargo, el Congreso se tornó molesto respecto a la inofensiva broma: llevar sándwiches al espacio no estaba permitido, por lo que de haber sido descubierto en el momento, hubiera costado bastante dinero, por lo que posteriormente se tomaron medidas para que no volviera a ocurrir un “incidente” de esta clase.

vía Discovery

fuente NASA

temas