¿Por qué el Joker es mejor villano que Thanos?

El mejor villano es aquel que no logra separar el mal del bien, y el Joker es el maestro.
(Foto: Código Espagueti)

Todos quedamos muy impresionados por el chasquido de Thanos en Avengers: Infinity War y su persistencia en Endgame. También muchos prefieren al Titán loco porque, en los cómics, destruye mundos sólo porque está enamorado de la Muerte. Lo cual, si bien es una causa digna del mejor romanticismo alemán, no lo convierte en un villano superior al mismísimo Joker.

También te recomendamos: ¿Quién es el mejor Joker? Éste es nuestro ranking

Lejos de que los dos temibles monstruos pertenecen a universos distintos, fanáticos de Marvel y DC discuten casi siempre sobre cuál es más maloso de ambos, y lo cierto es que argumentos de las dos partes hay, sin embargo, el Joker siempre será cercano a nuestras pulsiones más oscuras.

Thanos: el hombre enamorado de la muerte

(Foto: Marvel Studios)

Tanto en Infinity Wars como en los cómics en los que está basada (en parte) la película de los hermanos Russo, El Titán Loco está dispuesto a terminar con la mitad del universo. En el caso de los cómics, como ya se mencionaba, detrás de esta intención se encontraba su deseo de impresionar a la Muerte, mientras que en el caso de Avengers: Infinity Wars, lo hace para equilibrar la vida en el universo y que todos podamos vivir en paz.

Cuando se trata del amor a la Muerte, todo el pathos de Thanos se encuentra subyugado por las veleidades de Eros o Cúpido (la pulsión de muerte), el cual con su dardo atroz hace cometer a los enamorados las más ejemplares proezas como las más aterradoras acciones en su nombre. La dualidad vida y muerte está presente en la visión de este villano.

En el caso del Thanos de la película de Marvel Studios, ya se ha insistido mucho en la ideología de Thomas R. Malthus que subyace detrás del deseo del Titán por equilibrar el universo. Para el Thanos del MCU una vida que merece la pena ser vivida sólo puede darse en un entorno en el que existan las condiciones para evitar la miseria. Thanos cree que es necesario exterminar a un enorme contingente de la población para darle a los sobrevivientes la posibilidad de tener una vida de calidad. Por tanto, en los as versiones de Thanos, el superpoderoso Thanos, existen motivaciones románticas o políticas para ser un genocida (las cuales no lo justifican en nada, sigue siendo un terrible villano), pero para el Joker las cosas son diferentes.

El Joker: agente del caos

(Foto: Il Venerdì)

La frase que atribuyó a la película de The Dark Knight (pues ignoro si sale en algún cómic) describe a la perfección la mente criminal del Guasón. En primer lugar, existen los trastornos que padece como el de sociopatía, un trastorno obsesivo-compulsivo, los rasgos de personalidad dependiente (de ahí su apego a Batman) y por supuesto su psicopatía. Y es que el personaje de Joker tiene muchísimas facetas a lo largo de la historia de los cómics, pero la inicial y la última resultan las más inquietantes.

Precisamente la psicopatía –ese trastorno mental  que se manifiesta con comportamientos antisociales y amorales, falta de habilidad para amar o establecer relaciones significativas, además de egocentrismo e incapacidad para sentir culpa– es la que define las representaciones actuales del Guasón. Pero, si nos alejamos de la concepción clínica y nos acercamos a su significado simbólico, el Joker representa –como bien lo captó Nolan– la delgada línea entre lo que está bien y lo que está mal. Su figura es entrópica y su pathos, casi nulo.

Por si fuera poco, como se indica en el argumento de Alan Moore en Broma Mortal, prácticamente cualquiera de nosotros podría ser El Joker. En esa historia, el personaje dice una de las líneas que más han definido al personaje, y que de cierta forma sirve como planteamiento de Joker (2019) de Todd Phillips: Sólo hace falta un mal día para que el ciudadano más común se transforme en Joker.

Thanos no pone a prueba a la humanidad, decide eliminarla, el Joker, en cambio, es capaz de demostrar lo sencillo que es pervertir nuestra moralidad. El Guasón no busca nada. No le importa impresionar a nadie (tal vez a Batman), sólo quiere ver el mundo arder, no busca el equilibrio, y eso lo hace por mucho, un mejor villano que cualquiera que tenga planes megalómanos.