¿Por qué el anime es tan popular en América Latina?

El anime ha sido muy bien recibido en Latinoamérica y aquí te explicamos los motivos.

Cuando pensamos en anime, muchos nos remitimos a esas historias que nos marcaron en nuestra infancia y en nuestra adolescencia. Pensamos y recordamos a esos personajes como entrañables. ¿A qué se debe esto? ¿Por qué nos gusta tanto el anime? ¿Por qué es tan popular en Latinoamérica?

También te recomendamos: Estos son los programas, horarios y canales de BitMe

Tetsuwan Atom, mejor conocido como Astro Boy fue uno de los primeros animes que llegó a estas tierras. En 1974 la historia del maestro Osamu Tezuka llega a canal 5. Una historia que no se parecía a nada que antes se hubiera visto en la televisión de este lado del mundo. Y es que, antes, los programas animados eran como Los Picapiedra, El Oso Yogi, La Hormiga Atómica, El Inspector Ardilla, etc. Eran series animadas que tenían una premisa muy básica y su naturaleza episódica hacía que pudieran durar por años y años y no tener final o un desarrollo de personajes.

(Mushi Production)

Pero Astro Boy era diferente. Astro Boy nos cuenta la historia de un androide poderoso creado por el jefe del Ministerio de Ciencia, el doctor Tenma, que creó a Astro para reemplazar a su hijo Tobio, quien murió en un accidente automovilístico. El Dr. Tenma construyó y adoptó a Astro en la memoria de Tobio y trató a Astro con tanto amor como si fuera el verdadero Tobio. Sin embargo, el Dr. Tenma pronto se da cuenta de que el pequeño androide no podía llenar el vacío de su hijo perdido, especialmente porque Astro no podía envejecer o expresar la estética humana.

Esta historia era completamente diferente a la que la gente estaba acostumbrada a ver en la televisión. El éxito de Astro Boy hizo que poco a poco otros animes se incorporaran a la pantalla chica mexicana (además ayudaba que sus derechos eran baratos): Kimba El León Blanco, Cyborg 009, Candy Candy, Heidi, La Princesa Caballero, entre otras series animadas se fueron incorporando a la programación mexicana y se volvieron parte de la cotidianidad. Una pléyade de historias y personajes que existían para todo tipo de público y gusto.

(Nippon Animation)

Pero lo que terminó por hacer del anime todo un fenómeno fue la llegada de series como Mazinger, Robotech, Remy, Fuerza G, El Pequeño Cid, Sahmed El Duende Mágico, Voltron, El Vengador, El Show de los Robots, Lady Oscar, Cobra, Dartacan y los Mosqueperros y muchos otros, que se convirtieron en referentes de la cultura pop y no pocas veces en apodos de niños en la primaria. También ayudó que estas historias con personajes entrañables tenían un fuerte componente dramático. Casi de telenovela. ¿Con quién se quedará Rick? ¿Lisa o Min Mei? ¿Remy logrará dejar de ser un ave de mal agüero y encontrar a sus padres? ¿Podrá Koji detener de una vez por todas a Dr Hell? Todo eso era parte de las conversaciones durante los recreos, con los primos o con los amigos.

(Harmony Gold)

Esas historias marcaron a una generación que creció con esas aventuras. Y el relevo llegó con los animes de los 90s, que hicieron lo propio con la siguiente generación. Dragon Ball, Saint Seiya (Los Caballeros del Zodiaco), Las Aventuras de Fly, Sailor Moon, Las Guerreras Mágicas, Slayers, Yu Yu Hakusho, Ranma ½, Los Gatos Samurai, Slam Dunk, Los Super Campeones, Cowboy Bebop, La Visión de Escaflowne y muchos otros que marcaron la infancia y adolescencia de muchos de nosotros. Elevaron la popularidad del anime a otro nivel, al punto que se empezaron a organizar convenciones, como la TNT y otras, en los que los fans iban a vivir su afición a otro nivel, consumiendo otros productos y parafernalia de sus series preferidas.

(Toei)

El fandom no ha parado de crecer desde entonces. Nuevos animes se han convertido en fenómenos mundiales, como Naruto, Bleach, Digimon, Pokemon, Yu-Gi-Oh!, y esto ha también diversificado la manera en la que lo consumimos, porque ahora podemos leer manga y comparar el material de origen con el animado. De hecho, ahora en muchas tiendas departamentales (sí, las del tecolote) podemos encontrar sin problemas más de una decena de mangas diferentes.

(Pierrot)

Ni hablar de las películas de Studio Ghibli o del impacto que tuvo Akira en el mundo occidental. Eso ha abierto las puertas a que los cines se animen a proyectar filmes de anime, sabiendo que serán todo un éxito, como el caso de Your Name, o proyectar maratones de animes como Saint Seiya.

No cabe duda que el anime llegó hace más de 40 años para quedarse. Todos esas maravillosas historias, estos espectaculares mundos, entrañables protagonistas y esas geniales creaciones de todos esas grandes mentes que han hecho que no importa el género, la edad o la nacionalidad, el anime es parte fundamental de nuestra cultura.

(Studio Ghibli)

Y a partir del 15 de julio podrán disfrutar de BitMe, un canal que tendrá una barra de anime que incluye a Los Caballeros del Zodiaco y Mazinger Z además de otras series.