Murió Manuel Felguérez, el boy scout del arte abstracto en México, a los 91 años

Felguérez fue el primer artista digital en México.
(Foto: Cuartoscuro)

El arte en México está de luto. El pintor y escultor zacatecano Manuel Felguérez Barra falleció a los 91 años, según informó el gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello. “Hoy Zacatecas y México están de luto”, escribió Tello en un comunicado en Twitter, “hemos perdido a un hombre excepcional y a uno de los mayores exponentes del arte abstracto en el mundo: el maestro, pintor, escultor Manuel Felguérez Barra”. 

Manuel Felguérez nació el 12 de diciembre de 1928 en Valparaíso, Zacatecas, pero vivió la mayor parte de su vida en la Ciudad de México, cuando su mudó al entonces Distrito Federal en 1935 tras la muerte de su padre. Estudió en el Colegió de México y fue un boy scout. Como scout conoció al escritor Jorge Ibargüengoitia y tuvo su primer acercamiento con el arte. Estudió durante unos meses en la Academia de San Carlos, pero luego -harto del énfasis que se hacía de la Escuela Mexicana de Pintura- se trasladó a la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM en 1948 y más tarde, en el 51, comenzó a estudiar en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”. Entre 1944 y 1959 también realizó estudios en la Academia de la Grande Chaumier en París y, simultáneamente (entre 1954 y 1955), también estudió en la Academia Colarossi de París, Francia. En Francia fue alumno del maestro cubista Ossip Zadkine.

Felguérez fue uno de los mayores exponentes del arte abstracto en México. Pero también fue parte de la primera generación de artistas abstractos en el país y el primer mexicano que hizo arte digital con una computadora de la UNAM. En una entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, Felguérez recordó que en ese entonces solo existían tres computadoras en el país y él consiguió que la Universidad le prestara una de las máquinas para hacer arte sin mancharse un solo dedo. 

“En la UNAM me dieron permiso de usar la computadora de los estudiantes una vez por la semana durante una hora, aunque a veces no la podía usar porque no estaba cargada. Conseguí este permiso porque pensé: si una computadora puede acelerar cálculos matemáticos y la geometría es parte de las matemáticas, yo creo que puedo experimentar con la geometría. Tuve que empezar a aprender desde el lenguaje para comunicarme con el ordenador y perforar tarjetas para explorar la posibilidad de hacer dibujos”, contó. “Me gustaba experimentar con la computadora y logré hacer mi primer programa de dibujo, en el que hacía una serie de rayitas para que resultara un círculo. Una vez se me ocurrió concentrar en ella las figuras más frecuentes de mis obras en los 25 años que tenía como escultor, hasta que obtuve ocho formas. Pasó el tiempo y llegó un día en que me di cuenta que podía crear en la computadora una obra —pintura o escultura—, que antes me tardaba hasta un mes en generar, ahora en 11 segundos, perfectamente dibujada. Fue un proceso de optimización en el que de pronto ya tenía 100 obras, y meses después más de cinco mil cuadros, todos firmados por mí. Era como una fábrica; sin embargo, me dio nostalgia al recordar mi antigua manera de trabajar, cuando me ensuciaba las manos y trazaba con errores posibles, cada cuadro era como una aventura y la computadora ahora ya me había resuelto todo”.

En 1988 ganó el Premio Nacional de Ciencias y Arte y en Zacatecas. Fue maestro en la Universidad de Cornell e investigador huésped en Harvard. Y por su puesto también dio clases en México en la universidad Iberoamericana, en la Escuela Nacional de Artes Plásticas y fue investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, hasta el día de su jubilación en 1990. En septiembre de 1998 se inauguró el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez en Zacatecas.