Hoy mero llega Marty Mcfly a nuestro poco colorido 2015 y, para seguir con los festejos, hicimos una lista de las predicciones tecnológicas menos atinadas de la clásica película de Robert Zemeckis.

Sin duda, en estos tiempos de nostalgia y celebración por la llegada de Marty, van a ver muchas listas que catalogan las predicciones futuristas de Volver al Futuro II. No nos quisimos quedar atrás y les proponemos un conteo de las anticipaciones menos atinadas de Robert Zemeckis y Bob Gale.

Claro, hay muchas cosas que podríamos poner en una lista de malas predicciones más allá de la tecnología: la desaparición de los abogados, las interminables secuelas de Jaws, Lady-Di convirtiéndose en la reina de Inglaterra, los Cubs ganando una serie mundial de nueve partidos y, por supuesto, la increíble doble corbata. Pero, como ya verán, tenemos bastantes locuras predictivas en el tema tecnológico para rellenar unos cuantos párrafos. Así que sin, más preámbulo, aquí les dejamos nuestro conteo de las predicciones más desatinadas de este enorme clásico. ¡Great Scott y bienvenido seas Marty!

1. La ausencia de gravedad

Back-to-the-Future-17

Parece que toda buena búsqueda de futurismos pasados muestra a los humanos volando por los aires. Es una fantasía recurrente el imaginarnos conquistando otros espacios que no son los nuestros: eso de desafiar la gravedad parece ser uno de nuestros más constantes fetiches tecnológicos. Sin embargo, la compañía Hendo y Tony Hawk pueden estar haciendo todo el zafarrancho que quieran, las patinetas voladoras todavía no son una realidad cotidiana en 2015, ni tampoco hay carreteras de coches voladores y anuncios flotantes. Al menos no como nos los representó Zemeckis. Porque la idea de vencer la fuerza gravitacional pone en serios problemas a físicos e ingenieros. Con el estado actual de las investigaciones sería poco probable eso de andar paseándonos por los aires: las carreteras terrestres están bien atiborradas por ahora, las patinetas todavía funcionan con baleros y los espectaculares siguen anclados al piso. Tal vez tengamos que esperar otros treinta años para llenar los cielos de nuestra basura ordinaria.

2. Mr. Fusion

Back-to-the-Future-16

Hay muchos debates en torno a la escena en la que, en los primeros minutos de película, el Doc Emmett Brown pone algunas cascaras de plátano y unos restos de cerveza sin gas en su Mr. Fusion. Algunos alegan que éste es un aparato de fusión en frío que utiliza materia orgánica, otros que se trata en realidad de una especie de creador de biocombustible; y, en medio de todo esto, muchos otros se preguntan si el aparato funciona para activar el capacitador de flujos (que es eléctrico) o el Delorean (que funcionaba con gasolina). En todo caso, sea ésta una anticipación del coche de biocombustible o una predicción sobre el acceso público a la fusión en frío, podemos decir que todavía estamos lejos de esa tecnología en el uso cotidiano. Tal vez algún día dejaremos de usar combustibles fósiles, desafortunadamente, parece que ese día sólo llegará cuando se acaben, entre tanta guerra, las reservas planetarias.

3. Plataformas médicas de desplazamiento invertido (o algo así)

Back-to-the-Future-21

En algún momento de la cinta, aparece George, el padre de Marty, suspendido por una máquina que le ayuda a recomponerse de una lesión de espalda causada por jugar golf. El aparato sirve para estirar su cuerpo, suspendiéndolo de cabeza y alineándole las vértebras mientras continúa con su rutina ordinaria de interacción social. Este bizarro aparato ortopédico parece bastante impráctico y no nos sorprende que no se haya inventado. De hecho, se rumora que sólo se puso en la cinta para impedir que la gente reconociera al actor que se contrató para remplazar a Crispin Glover… Vaya forma de causar dolores de cabeza.

4. Papel que repele el polvo y faxes

Back-to-the-Future-19

Cuando Marty va a comprar el almanaque deportivo que causa todas las broncas de la película, la vendedora de la tienda de antigüedades le menciona de paso que, en los ochenta, aún no se inventaba el papel que repele el polvo. Éste sería, en realidad, un excelente invento porque, como ya sabemos, a pesar de la digitalización de los medios de comunicación, seguimos utilizando muchísimo papel en nuestra vida cotidiana: nunca en la historia se han impreso tantos libros, tantas revistas y tantos periódicos. Lo que sí es que Zemeckis y compañía no pudieron prever que ciertas máquinas, a pesar de nuestro aferre al papel, ya serían completamente obsoletas en el 2015. Es por eso que, cuando despiden a Marty futuro, vemos que hay máquinas de fax integradas en todas las habitaciones de su casa. Y bueno, a pesar de que se siguen utilizando estas máquinas en oficinas, prácticamente nadie se puede decir poseedor de fax propio.

5. La completa ausencia de Internet

Back-to-the-Future-20

Con la omnipresencia del fax, las videollamadas y los visores comunicados, a Zemeckis sólo se le escapó un detalle: la interconectividad de todas estas cosas existe sin una de las revoluciones tecnológicas más importantes de las últimas décadas: el internet. Aunque no había manera de predecir el impacto del correo electrónico y las computadoras personales en ese momento, es curioso volver a ver esta cinta y pensar que toda la interconectividad que presenta carece de ese elemento tan central en nuestra vida actual. Ni siquiera el hecho de que no haya celulares en el futuro de Zemeckis es tan impactante como ver a los personajes interactuar con tecnología en comunicaciones que sólo sale de la presencia abrumadora de AT&T. Y bueno, todo esto puede parecernos inocente ahora pero, en realidad, sólo unos pocos visionarios previeron el enorme impacto cultural de este medio complejo que nos parece ahora tan evidente.

6. Los LaserDiscs siguen existiendo

Back-to-the-Future-25

Cuando los protagonistas de Back to the Future II llegan al futuro podemos ver, en el callejón en el que depositan a la novia dormida de Marty, unos enormes paquetes de basura que contienen cientos de LaserDiscs desechados. Y claro, a pesar de que la tecnología del LaserDisc parecía una gran innovación en los ochenta, estos aparatosos discos nunca alcanzaron la popularidad del VHS por su elevado costo y el significativo hecho de que no se podía grabar en ellos programas de televisión. Así que, a pesar de que fueron los padres de tecnología actual como los DVDs o el Blu-Ray, ya sólo se recuerdan como un vestigio tecnológico de los ochenta. Lo que sí parece una buena predicción es que, si siguiéramos usando estos discotes, seguro habría enormes pilas de basura compacta llena de ellos. Y sí, la cantidad de desperdicio plástico en discos más pequeños es, actualmente, apabullante.

7. Uso de miembros biónicos en los deportes

Back-to-the-Future-23

En el periódico USA TODAY que el Doc le da a Marty para mostrarle las terribles consecuencias de las decisiones irresponsables de su hijo, podemos leer en una pequeña columna a la izquierda una noticia bastante peculiar. Como lo notó bien Cristina Lucarelli de Gawker, un encabezado habla de un deportista multado por utilizar un brazo biónico en un juego de Beisbol. Por lo pronto, aunque la investigación en brazos biónicos ha avanzado considerablemente, todavía parece difícil que alguien pueda pichear en un partido de grandes ligas usando esta tecnología sin que nadie lo note.

8. Las implementaciones cyborg

Back-to-the-Future-24

En algún momento se habla de que Griff todavía no tiene implementada la visión de Rayos X por un corto circuito en sus implantes biónicos. Esta breve mención junto con otras pistas de modificaciones corporales entre Griff y su pandilla, muestran que Zemeckis predijo un futuro con muchísimos más implementos cyborg en modificaciones tecnológicas del cuerpo humano. Y claro, se puede decir que comúnmente utilizamos prostéticos de alta tecnología y nuevos marcapasos pero esto está todavía lejos de las modificaciones corporales para tener visión de Rayos X… o cambiar a perspectiva térmica como buen Depredador.

9. Cirugías radicales de rejuvenecimiento

Back-to-the-Future-22

Al llegar al futuro, el Doc Emmett Brown se quita una máscara para mostrarle a Marty que no ha envejecido gracias a un tratamiento que extendió su vida por cuarenta años. A pesar de que las cirugías plásticas son una realidad cotidiana hoy en día, todavía no tenemos los procesos de rejuvenecimiento radical como los del querido Doc. Digo, todavía no podemos remplazar a voluntad y con facilidad nuestro bazo y la totalidad del colon. Si así fuera la sobrepoblación estaría llegando a niveles críticos o, como dijo con torpeza Blomkamp en Elysium, los ricos serían casi eternos.

10. Pizza rehidratada

Back-to-the-Future-18

A pesar de que existen por ahí algunas técnicas de rehidratación aplicadas a la cocina cotidiana, no tenemos ninguna tecnología como la que se ve en la cena en casa de los Mcfly del futuro. El aparato de rehidratación es prácticamente instantáneo y puede convertir una pequeña porción empaquetada de la talla de una galleta en una flamante pizza de peperonni y pimientos. Claro, todavía no es la locura que crea pollos en The Fifth Element pero, aun así, esto parece una tecnología bastante diferente de lo que usamos todos los días. Por ahí oímos también a Marty diciendo “nadie puede hidratar una pizza como mi madre” mostrando que, al menos, en el futuro de Zemeckis, el sarcasmo no pasó de moda.

11. Ayudantes robóticos de cocina

Back-to-the-Future-25

En la misma escena en que aparece la madre anciana de Marty rehidratando una pizza, podemos ver, por un segundo, un robot de ayuda en la cocina llamado “Master Cook”. Aunque nunca nos muestran cómo funciona este aparatoso implemento, suponemos que es un ayudante robótico que puede cocinar de forma autónoma. A pesar de que muchos hornos de microondas ya tienen preestablecidas ciertas facilidades de cocción para platos específicos, todavía no utilizamos, de manera común, robots para asistirnos en las tareas culinarias. Como los sueños de hornos automáticos en los años 50, el futuro de Zemeckis muestra muchas facilidades en las llamadas “tareas domésticas” aunque, en realidad, el equipamiento común de las cocinas no ha cambiado gran cosa en los últimos años.

12. El cine holográfico

Back-to-the-Future-4

A pesar de que hemos revivido a Tupac, que hay estrellas de pop holográficas en Japón y que cada vez se desarrolla más la tecnología 3D en salas de cine y hogares, todavía no podemos disfrutar de un cine completamente holográfico. Porque eso parece ser el HOLOMAX del que salta un tiburón promocional para Jaws 19 (Ésta vez es verdaderamente personal): una sala de cine que proyecta películas en hologramas. Y bueno, a pesar de que no es una predicción precisa sobre las tecnologías del cine y que Max Spielberg no siguió los pasos de su padre, es bastante atinado mostrar que estas nuevas tecnologías no son siempre lo más vistoso. Porque sí, en efecto Marty, el tiburón se sigue viendo falso.

13. Reportes del clima/control climático

Back-to-the-Future-8

Cuando llegan a un lluvioso futuro, el Doc observa su reloj y predice con exactitud milimétrica el fin de la tormenta y la salida de un sol resplandeciente. Muchos han interpretado este gesto como una aplicación futura para relojes inteligentes que anuncia, con precisión pasmosa, los cambios climáticos. Sin embargo, por la comparación que hace después el Doc, podemos inferir otra cosa: el carismático científico compara el servicio de meteorología con las deficiencias del servicio postal y esto nos deja suponer que no se trata de un sistema de predicción sino de un sistema de control del clima. Tal vez, como en otras fantasías futuristas, en el futuro de Zemekis, los humanos logran programar el clima y controlar así las necesidades de sol y lluvia. Y bueno, no nada más estamos lejos de poder hacer algo así sino que, en nuestro presente, las perspectivas del cambio climático son cada vez más sombrías. Además, queda suponer que si existiera una forma de controlar al clima, alguien terminaría utilizándola como Sean Connery en The Avengers.

14. Ropa autoajustable y autosecable

Back-to-the-Future-30

Todos recuerdan la escena de la persecución en patineta voladora que termina con Marty empapado de pies a cabeza. Y claro, lo que sigue es otra demostración de tecnología futurista con la chamarra inteligente que se seca sola. Esta curiosa pieza de ropa puede, además, ajustar sus mangas para que queden a la altura del portador evitando así cualquier malentendido de talla e incomodidad de probador. Esta útil tecnología todavía no está a nuestro alcance o, al menos, nadie ha añadido un secador de pelo a nuestras prendas cotidianas. Tal vez en otros treinta años podamos salir a la lluvia sin miedo a resfriarnos.

15. Aparatos para desmayar

Back-to-the-Future-28

Una de las tecnologías más extrañas que muestra Back to the Future II es el aparato con el que el Doc Emmett Brown duerme a Jennifer, intenta desmayar al hijo de Marty y mantiene hibernando al pobre de Einstein. Este aparato puede, al parecer, inducir un estado de sueño en cualquier animal o persona sin causarles ningún daño. Y bueno, es aquí en donde comprendemos porque la parodia de Rick and Morty tiene tantos elementos perversos de sexualidad violenta: como bien señaló Catherine Shoard de The Guardian, nadie discute mucho la ética de andar durmiendo a las personas… ni las implicaciones que pueda tener en el uso cotidiano. Por suerte, este aparato sólo aparece en manos del buen Doc: sólo imagínense que todos pudieran tener un desmayador de bolsillo sin consecuencias. Tal vez, en esto también, nuestro futuro es menos optimista sobre el uso indiscriminado de la tecnología.

***

Finalmente, entre la tecnología que previó esta película y las anticipaciones completamente equivocadas que acabamos de enumerar, queda una pregunta interesante: ¿acaso desarrollamos nuevas ideas que surgen de la nada o son nuestros sueños y representaciones del futuro las que provocan la creación de tecnologías? Tal vez no haya un solo camino para la invención tecnológica, tal vez todo lo que pensamos como posibilidades teóricas sirva también para alimentar la creación de nuevos usos de la ciencia aplicada a nuestro devenir cotidiano. Finalmente, muchas de las predicciones del cine y la literatura se han convertido en realidad y, con la llegada de Marty a nuestros días, tal vez queden muchas más por ver en los próximos treinta años. Hasta entonces, seguiremos soñando con más secuelas de Jaws, impermeables amarillos y corbatas transparentes.

temas