El 8 de Abril de 1994 una noticia cimbró al mundo de la música: el vocero de la Generación x fue hallado muerto en su casa de Seattle con un disparo de escopeta que le destrozó el rostro. Pocas personas sabían que ese joven de 27 años tenía una relación especial con el arte secuencial gráfico.

Desde que era un niño, Kurt Donald Cobain tuvo una fascinación por el dibujo, gusto derivado de su cercanía con su abuela paterna, Iris Cobain, mujer que practicaba la pintura de retratos complejos usando platos de cerámica y que, junto con su esposo Leland Cobain, fomentaron el gusto del pequeño Kurt por el arte gráfico obsequiándole cómics, sobre todo de Aquaman y de Disney. En esta etapa de su vida el jovencísimo miembro de la familia Cobain gustaba de realizar dibujos de los personajes de las caricaturas a las que era un adicto confeso.

Kurt-Cobain-02
El joven Kurt dibujando la portada del Giant Size Werewolf, un cómic de Marvel

Conforme fue creciendo, los gustos de Cobain también cambiaron. Sin embargo siempre tuvo cierta cercanía con los cómics, sobre todo con los que editaba Marvel, que eran sus favoritos en la adolescencia. Al futuro vocalista de Nirvana le atraían las historias de aventuras de la “casa de las ideas” en las que se agregaban tonos de humor, como en muchos de los diálogos de Spider-Man o en las historias en que aparecía la Mole (The Thing), el rocoso miembro de los Fantastic Four. Lo anterior se debía a que desde joven le concedió al humor irónico y mordaz una importancia capital, a consecuencia de que, debido a su condición enclenque, el sarcasmo y los juegos de palabras eran su única defensa en contra de los bullies de su escuela primaria.

A pesar de que Cobain tuvo muchos intereses en la infancia y la adolescencia, como la música o el cine, nunca dejó de lado el dibujo, como lo recuerdan sus amigos y compañeros de la escuela de Montesano, Washington, donde cursó hasta octavo grado. De acuerdo con ellos, Kurt siempre tenía un lápiz en la mano, se la pasaba dibujando fuera a donde fuera, en las clases nunca ponía atención por hacer sus dibujos, de los cuales la mayoría eran caricaturas de estrellas de rock, camiones, guitarras, diablos y calaveras.

Uno de sus intentos de caricatura política
Ronald Reagan y un mono, caricatura política con la que participó en un concurso de su preparatoria

Su profesor Kinichi Kanno, profesor de arte y maestro del equipo de lucha, del que también formaba parte Kurt, fomentó el gusto del joven por el dibujo. Su compañero Nikki Clark recuerda que por esa época Kurt comenzó a diversificar sus gustos, como leer la revista de historietas de ciencia ficción de origen francés Hevy Metal, además de incluir cada vez más aspectos de carácter sexual en sus dibujos.

Rory Toyra, su primera novia, recuerda que durante séptimo grado Kurt le regaló un dibujo para sellar su unión como pareja. Años después, durante décimo grado, y ya en la preparatoria de Aberdeen, conquistaría de igual forma a Jacky Hagara, su siguiente novia, a la que impresionó por medio de los dibujos que realizaba. En realidad, con ligeras variantes, la táctica de ligue de Cobain hasta antes de volverse una celebridad musical estuvo más relacionada con sus dibujos que con sus canciones. En este tiempo, y tal vez derivado de la difícil relación que tuvo con sus padres divorciados, Cobain pasó de ser un chico delgado, callado y que practicaba algunos deportes, a un desaliñado punk, sucio, con camisetas de grupos que nadie conocía, mucho más mordaz e inventivo con su humor y su arte, al mismo tiempo que cada vez le daba menos importancia a sus estudios.

mrmoustachecomicstrip
Cómic de Cobain que comparte nombre con una canción del disco Bleach de Nirvana

De acuerdo con varios testimonios recogidos por su biógrafo Charles R. Cross, la mayoría de sus amigos recuerdan que, debido a su talento, en más de una ocasión le llegaron a decir: “Kurt tú serás un artista, un pintor o dibujante”. Ante esto, la respuesta del joven de Cobain respondía era:

“No seré un artista, seré una estrella de rock, me suicidaré y me veré rodeado de un halo de gloria como Jimi Hendrix.”

Es por esas fechas cuando Wendy Cobain, la madre de Kurt, recuerda que le sorprendía y asustaba la temática de los dibujos de su hijo, quien normalmente escribía pequeños cómics en los que ocurrían violaciones, asesinatos o suicidios. Esa imaginación desbordada y fuera de lo común impresionó a Bob Hunter, profesor de arte de la preparatoria, quien recuerda con nostalgia a Cobain:

“Sus dibujos tenían una actitud mental que rompía con todo lo que había visto, la gente empezó a hablar de él en la escuela, a preguntarse que pasaba por su cabeza, en esa etapa dibujó de forma obsesiva, comenzó a sentirse un artista.”

crybabyjerkinscomicstrip
Un ejemplo de las tiras cómicas realizadas por Cobain, su estética punk era esencial en ellas

A los 17 años Kurt ya era todo un experto en confeccionar sus propios cómics,  realizó decenas de ellos, aunque casi siempre para consumo personal, posteriormente se alejó de las historietas para enfocarse de lleno a la música. No obstante, nunca dejo de dibujar hasta su muerte, prueba de ello son las pinturas que realizó para la portada de Incesticide.

A pesar de que esta faceta del músico es poco conocida, el medio del cómic ha sido generoso con la figura del cantante y compositor de Nirvana. Prueba de ellos son la novela gráfica sobre su vida Good Speed, el superhéroe de Gen 13 llamado Grunge, o el reciente número del cómic de Adventure Time que homenajea a la famosa portada de Nevermind. Para mi gusto, la mejor y más escabrosa referencia a Cobain en un cómic es Arseface, el personaje de Preacher que, después de enterarse de la muerte del músico de Nirvana decidió emularlo, sólo que él  sobrevivió al disparo de escopeta, desatando muchos de los momentos más hilarantes de esa serie de cómics.

Arseface. ¿Por qué crees que le dicen así?

Arceface, ¿Por qué crees que le dicen así?

vía Heavier than Heaven

fuente Journals

temas