logo-codigo-espagueti

Hugo Pratt, a 95 años de la leyenda tras el Corto Maltés

Celebramos 95 años del natalicio de este genio del cómic.
Hugo Pratt Corto Maltés
Historietista y aventurero de corazón | Imagen: Hugo Pratt

Hugo Pratt es uno de esos personajes que se ven una sola vez en la vida. Explorador hasta los huesos e historietista de profesión, Pratt dibujó mucho y dibujó bien. También vivió en las remotas geografías africanas, aprendió el tango en la Argentina y se ganó el reconocimiento de los literatos de su época a punta de plumazos. Sin él no podría entenderse la historia del cómic en el siglo pasado, y su influencia sigue atravesando tierras desconocidas como el más legendario de sus personajes, el Corto Maltés.

Aventurero desde la cuna

Ugo Eugenio Prat nació el 15 de junio de 1927 en un ambiente caótico, colorido y cosmopolita en Rímini al norte de Italia. Sin embargo pasó la mayor parte de su infancia en Venecia, ciudad de la que él se consideraba originario. Su padre era un católico de origen inglés, su madre judía con conocimientos sobre el Tarot y su abuela turca. Como casi todos los niños europeos de la época de entreguerras vivía de películas de exploradores, una que otra ida a la ópera o al teatro y de muchas golosinas.

Todo ello probablemente despertó su espíritu de aventurero que culminaría en su partida a Etiopía a los 10 años, pues su padre, miembro de los Camisas Negras (los milicos de Mussolini), había sido convocado para la conquista de aquel país. Lamentablemente esto marcaría el inicio del fin para la familia Prat, pues el padre de Ugo murió en 1942 luego de ser capturado por el ejército (¡oh, ironías de la vida!) inglés, que también estaba tras el dominio del país africano. Mientras tanto el pequeño y su madre fueron internados en un campo de prisioneros, siendo expatriados a Italia ya sin el señor Prat.

Tango en la Argentina

Ernie Pike, creado por Pratt y Oesterheld | Imagen: Hugo Pratt/Héctor G. Oesterheld

De regreso en Italia Pratt se mudó definitivamente a Venecia donde probablemente decidió que quería dedicarse al cómic inspirado por dibujantes norteamericanos de la época como Milton Caniff. Por ello fundó a los 18 años junto a sus amigos la revista Albo Uragano dedicada por entero a historias de aventuras. La publicación resultó un inesperado éxito que le ganó al historietista novato una invitación a la Argentina.

Así fue como un Hugo Pratt de 22 años emprendió su primer viaje trasatlántico. Una vez en la tierra de los gauchos y el tango entró en contacto con historietistas de renombre como Alberto Breccia y Solano López. Pero fue el gran Héctor Germán Oesterheld quien dejaría una marca más honda en el joven italiano, pues de colaborar con él surgirían dos de los personajes más importantes para sus respectivas carreras: el Sargento Kirk y Ernie Pike.

Las siguientes dos décadas se le escurrieron como agua entre las manos al cada vez menos joven Hugo Pratt. Paseándose entre viajes de Europa a América y de regreso, en expediciones a la Amazonia y el denso e inescrutable Mato Grosso, comenzando a escribir sus propias historias además de dibujarlas. Sin duda fue una gran época de aprendizaje y consolidación para el historietista. De estos años datan sus trabajos Anna dela Jungla, Wheeling y Capitan Cormorant, cómics enteramente realizados por Pratt.

Hugo Pratt en 1945

En el 62 vuelve a Italia debido a una fuerte crisis económica que estaba azotando a Argentina. En su regreso adapta clásicos de la literatura como La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson, viaja a la Laponia, a Abisinia, a todos los rincones del mundo donde lo llevara su curiosidad y espíritu de aventura.

El Corto Maltés

En su plena madurez Hugo Pratt se había ganado la fama de empaquetar densas cantidades de detalles históricos y geográficos en sus historietas. Gozaba de buen prestigio (Umberto Eco lo llamó “el Salgari de nuestro siglo”) pero quizá no había alcanzado la inmortalidad que, en el fondo, todo artista desea. En 1967 Pratt conoce al pequeño empresario Florenzo Ivaldi que lo invita a participar en la revista nombrada como uno de sus personajes: Il Sergente Kirk. Pratt acepta gustoso y a sus cuarenta años, con la confianza que solo la edad y la experiencia en el oficio otorgan escribe La balada del mar salado, que también fue el debut de su héroe más famoso: el Corto Maltés.

El Corto Maltés (cuyo nombre significa “manos rápidas” en andaluz) no era un héroe de cómic común y corriente. La historia sigue a un grupo de piratas liderados por un tal Rasputín en la época de la Primera Gran Guerra, pero eso solo es la superficie. En realidad el Corto Maltés era la creación más personal de Pratt hasta el momento, pues proyectó en él sus dudas existenciales, sus creencias y, sobre todo, su fascinación por lo desconocido.

Imagen: Hugo Pratt

Lamentablemente el mundo no estaba listo. La revista de Ivaldi tuvo que cerrar dos años después de su fundación por problemas económicos, dejando a Pratt sin proyectos y con muchas ideas en el tintero. La balada del mar salado, mientras tanto, se granjeó un lugar como una de las historietas más bellas y literarias que se habían escrito jamás, reconocida por un pequeño pero fiel círculo de seguidores.

Consagración de la leyenda

Luego de un nuevo viaje a tierras africanas tras el aparente fracaso de la primera historia del Corto Maltés, Hugo Pratt vuelve a Europa. Ahí es cuando recibe la oportunidad de su vida: la revista francesa Pif gadget le ofrece escribir para sus páginas. El historietista acepta con una sola idea en mente: retomar la historia del Corto Maltés. De 1970 a 1984 vivió principalmente en Francia escribiendo las casi 30 historias que conformarían el corpus de su personaje más famoso, todo sin dejar de viajar a América, África y Asia en sus ratos libres. Además en estos años también dedicó su energía a escribir nuevos cómics y personajes como fueron Gli scorpioni del deserto  y Jesuita Joe.

Hugo Pratt, ya convertido en una leyenda viviente, pasó sus últimos diez años en Suiza, muriendo de cáncer de intestino el 20 de agosto de 1995.

***

NANI?, un vlog donde discutiremos los temas centrales de la agenda del entretenimiento audiovisual asiático, principalmente de la industria japonesa. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO