A pesar de no ser una hardcore gamer, la aspirante a candidata presidencial por el Partido Demócrata era seguidora de los juegos casuales.

Las campañas políticas son una horrible plaga que tenemos que aguantar cuando vamos al cine, le cambiamos de canal a la tele o incluso cuando vamos por las tortillas. En otras partes del mundo también tienen que sufrir de este mal, pero a diferencia de nuestro país, donde los mensajes suelen ser enormemente genéricos o usan los peores jingles del mundo, en Estados Unidos los publicistas de los candidatos suelen apelar a buscar generar un sentimiento de cordialidad, cercanía y humanizar a los políticos.

Buscando crear empatía con los chavos de onda, a los que les late el math rock y el mundo geek, la cuenta de Instagram de la biblioteca William J. Clinton subió una imagen de la recientemente destapada Hillary Clinton de hace 22 años, cuando Hillary se desempeñaba como primera dama. En la foto vemos a la Clinton echándose una partida de Tetris en su Game Boy tamaño ladrillo.

A pesar de este intento por llegar al corazón de los gamers de más de treinta que jugaron en su adolescencia con un Game Boy de primera generación, la relación de Hillary Clinton y los videojuegos ha sido complicada y llena de claroscuros.

“La Primera Dama jugaba su Game Boy decidida a superar su fobia hacia las computadoras”, se podía leer en un artículo de fondo de la revista Time que se publicó en 1993, en donde se vinculó a Hillary Clinton por primera vez con los videojuegos. De esas mismas fechas datan varios reportes de prensa y entrevistas con los dueños de los derechos de Tetris, en los que se indica que Hillary era una apasionada del juego.

Por esos años la industria de los videojuegos trataba a los Clinton con mucho cariño, como lo prueba el que Bill Clinton y Hillary fueran personajes secretos de NBA Jam para SNES y Genesis, o que su gato Socks protagonizara un videojuego.

socks-clinton

En el 2005, durante su paso por el Senado de los Estados Unidos, Hillary Clinton fue la principal impulsora de una investigación en contra de Grand Theft Auto: San Andreas y otros juegos que consideraba inapropiados por contener escenas de sexo y violencia gráfica. Producto de esto, Hillary propuso la Ley de Protección de Entretenimiento Familiar, con la intención de proteger a los niños de contenido inapropiado en los videojuegos y, posteriormente, buscó aumentar los impuestos a la industria, por lo que el cariño que se le llegó a tener dentro de la comunidad gamer se ha visto mermado.

Así que, usted decida querido lector: ¿oportunismo o verdadera pasión por los videojuegos?

temas