Todo indica que el trato fue más allá de grandes cantidades de billetes verdes.

Nada, cero, ni un centavo. Eso es lo que Marvel Studios le habría pagado a Sony Pictures para conseguir que Spider-Man aparezca en sus próximas películas, al menos así lo aseguran fuentes cercanas al acuerdo según un reporte de Variety.

Y aunque no suena lógico que un estudio cinematográfico suelte así nada más un personaje como este, parece que el arreglo entre ambas compañías es más complejo que una jugosa transferencia en el banco. Así, Marvel podrá incluir al trepamuros en cintas al lado de los Avengers, al mismo tiempo que Sony aprovechará esa exposición para impulsar el reboot de la franquicia de Spider-Man, ya que ellos mantienen todos los derechos del personaje para cine. Pero eso no es todo.

Como bien apuntan en The Hollywood Reporter, fuera de la pantalla grande Marvel es la que se encarga de vender toda la mercancía y parafernalia del superhéroe arácnido, por lo que también le conviene que sus películas sean un éxito. Finalmente, el trato le asegura a Sony tener detrás de la próxima cinta de Spider-Man (a estrenarse en 2017) al presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, como productor y director creativo –bajo la supervisión de Sony.

¿Quién mejor para relanzar a Peter Paker en la pantalla de plata que el responsable de éxitos taquilleros como Avengers y Guardians of the Galaxy? Eso es lo que quiere Sony para el nuevo trepamuros, por lo que a cambio tuvo que cederlo a la filial de Disney, que si algo sabe hacer bien es vender. Ahora sólo queda esperar a ver quién encarnará al nuevo Spider-Man (¿adiós Andrew Garfield?), que al parecer debutará el próximo año en Captain America: Civil War.

vía The Hollywood Reporter

fuente Variety

temas