¿Cuál fue la primera película que se proyecto en un vuelo comercial?

Dinosaurios, Arthur Conan Doyle y el pionero de los efectos especiales, Willis Harlod O'Brien protagonizan esta historia.

La historia de la aviación no sólo está compuesta por un largo avance de descubrimientos mecánicos para mejorar los distintos modelos de aviones. Hay una parte, sobre todo cuando nos referimos a la historia de la aviación comercial, que se encuentra estrechamente ligada al entretenimiento. Y aunque parece que hay hechos en los que nadie pone la lupa, siempre es interesante saber un poco más de esa cronología del mundo que está velada para nosotros: la historia de los pequeños detalles curiosos.

Una de las historias más cortas y entretenidas relacionada con la historia de los vuelos comerciales es la de The Lost World, considerada la primera película que se proyecto en un avión para el deleite de sus pasajeros.

(Foto: Getty Images)

The Lost World (1925) es una película de cine mudo que está basada en el libro homónimo de sir Arthur Conan Doyle –el mismo escritor a cuya pluma debemos las aventuras del mejor detective del mundo, Sherlock Holmes– de 1912. La cinta fue dirigida por Harry O. Hoyt y se caracteriza por presentar efectos especiales de stop motion considerados pioneros en al industria del cine gracias al talento de Willis Harold O’Brien. Algunos críticos de cine consideran que The Lost World le permitió a O’Brien practicar para llevar su talento afinado a la primera King Kong de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack (1933).

La trama de The Lost World gira en torno a una expedición dirigida por el profesor Challenger que va de Londres a Brasil con la finalidad de hallas el mundo perdido que se mencionan en los diarios del desaparcido explorador Maple White. Los viajeros de la expedición consiguen llegar a una remota meseta de la selva amazónica que ofrece un espectáculo arcaico y majestuoso donde habitan dinosaurios.

(Foto: First National Pictures)

La cinta está protagonizada por distinguidos actores del cine mudo como la guapísima Bessie Love, Lewis Stone, Lloyd Hughes y Wallace Beery, pero lo mejor de todo es que el propio Conan Doyle aparece en la cinta interpretándose a sí mismo.

Cuentan que en 1922 Arthur Conan Doyle mostró el carrete de prueba de O’Brien a una reunión de la Sociedad de Magos Americanos donde se encontraba el mismísimo Harry Houdini. Cuando aparecieron los triceratops, allosaurus y stegosaurus, la audiencia quedó perpleja. Cuando le preguntaron al escritor cómo habían generado los efectos especiales, éste se negó a dar detalles, pero al otro día, en el New York Times apareció un artículo en primera plana donde se podía leer:

“Los monstruos (del mundo antiguo) de Conan Doyle, o del nuevo mundo que ha descubierto en el éter, son extraordinariamente realistas. Si son falsos, son obras maestras”.

Algunos especialistas señalan que The Lost World se estrenó a la par de otras películas en vuelos comerciales, y que podría ser un error considerarla como la primera. Sin duda si es el primer largometraje de ciencia ficción y aventuras proyectado en un vuelo.

(Foto: (Foto: First National Pictures)

La película se estrenó en un vuelo el 6 de abril de 1925 de Imperial Airways que iba de Londres a París desde un proyector para que los pasajeros pudieran verla. También se trata del primer largometraje realizado en presentar animación stop motion. Y, no está de más decirlo, es la abuelita prehistórica de Jurassic Park y todas las películas de corte aventurero prehistórico de la historia del cine.

Foto: (Topical Press Agency/Getty Images)

En 1998, la película fue considerada como “cultural, histórica y estéticamente significativa” por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry.

En 1953, The Lost World se volvió de domino público gracias a que su registro de derechos de autor no fue renovado 28 años después de su aparición y gracias a eso puedes verla en el siguiente enlace.