Capítulo 126 de Attack on Titan: Reuniones y reencuentros

El manga de Attack on Titan termina este año y parece que pronto llegaremos al final de la historia de Hajime Isayama
(Foto: Kodansha)

Ya pudimos leer el capítulo 126 de Attack on Titan y está lleno de reuniones, reencuentros, momentos angustiantes y explicaciones que eran necesarias. Shingeki no Kyojin está por finalizar y parece que habrán alianzas inesperadas para tratar de salvar el mundo.

También te recomendamos: Tenemos un retorno muy esperado en el capítulo 125 de Attack on Titan

Se les recuerda que se vienen spoilers al por mayor, para que luego no haya quejas. Gracias por su atención.

En el capítulo anterior del manga de Attack on Titan, por fin conocimos que había pasado con uno de los personajes favoritos del fandom: Levi. El capitán de los Survey Corps quedó bastante maltratado tras su intento por detener a Zeke, pero gracias a Hange sigue con vida.

(Foto: Kodansha)

Tras recuperarse lo suficiente, se muestra ante Theo y Pieck, quienes le piden un motivo para no dispararle. Levi les dice que tienen un trato que ofrecerles: colaborar para acabar con Zeke. Si bien, no saben dónde está (no son los únicos), parece que fue los suficientemente persuasivo para convencerlos. ¡Es bueno tenerte de vuelta en Attack on Titan, Levi!

Mientras los titanes siguen merodeando por el mundo, con nuestros protagonistas incapaces de dormir, vemos a Connie con Falco. Por fin sabemos que es lo que quiere hacer con el nuevo Titán de la Mandíbula, y no es que le cepille los dientes a su madre. Como recordarán, la madre de Connie fue convertida en titán, por lo que su hijo ha buscado desesperadamente cómo revertirla a un ser humano. Su plan es que se coma a Falco. ¿Para qué?

(Foto: Kodansha)

Sin embargo, Armin y Gabi, la ídola de las masas (es broma), cabalgan a toda velocidad para detenerlo. Armin trata de hablar con Connie, pero al no poder convencerlo, decide ser él quien sea la comida de su mamá. Armin y su espíritu de mártir. Pero Connie no lo permite y evita que se convierta en alimento para titanes.

(Foto: Kodansha)

Finalmente parece entender que su búsqueda es inútil y que su madre jamás volverá a ser como era. Entonces se  compromete a usar su habilidades para ayudar a la gente que está en problemas. Y en este mundo de Attack on Titan hay mucha gente que está en problemas.

Por cierto, ya sabemos quién se robó la bufanda de Eren. Fue Louise, quien, como recordarán admira a Mikasa porque le salvó la vida y es yeagerista. Lo hizo para que Mikasa fuera a verla, ya que está malherida, por lo que no logrará ver el mundo que creará Eren. Así que le dice a la amiga de la infancia del menor de los Yaeger que habló con él de ella. Mikasa le dice que Eren le pidió que tirara la bufanda, pero, a pesar de ello, Mikasa la quiere con ella. Así que se la quita a Louise, quien le dice que no le importa estar así de herida, porque se dedicó a Mikasa con todo su corazón. Momento cruel y sad muy de Attack on Titan.

(Foto: Kodansha)

La siguiente escena que vemos son a los yeageristas, qué como buenos fanáticos, están empezando a ejercer un control absoluto y total sobre eldianos y mayerlianos. Tras una escena en la que vemos que Annie decide ir a buscar a su padre sola, los seguidores de Eren buscan ejecutar a dos opositores de los eldianos, por apoyar a Zeke en su plan de eutanasia. Cuando parece que Jean los va a matar, dispara deliberadamente a otra parte.

(Foto: Kodansha)

Justo en ese momento aparece el Titán Carguero, Pieck, y devora a varias personas, entre ellos a Jean. Resulta que ese fue el plan que concibió Levi: una alianza entre eldianos y mayerlianos  para salvar al mundo, entre los que están Armin, Connie, Falco, Gabi, Mikasa, Annie… ¿Lo lograrán?

(Foto: Kodansha)

  • ¿Mikasa será quién logre que Eren entienda?
  • Zeke, ¿dónde estás?
  • ¿Qué plan se le ocurrió a Levi para salvar al mundo?
  • ¿Lograrán detener a Eren?

El capítulo fue más emocionante que el anterior, porque siempre es bueno ver a Levi, pero esperamos que los siguientes capítulos recuperen el ritmo y la adrenalina.