Adiós Pancho Pantera y Osito Bimbo: Un recorrido por la evolución de las mascotas mexicanas más icónicas

Ningún "personaje infantil" podrá aparecer en los empaques de la comida con azúcar, así que despedimos a Pancho Pantera y Osito Bimbo.
(Bimbo/Mead Johnson)

Finalmente, el pasado 28 de marzo, se actualizó la reglamentación mexicana sobre el etiquetado de alimentos y bebidas, quedando prohibidos los “personajes infantiles” en todos los productos que tengan grasas saturadas, azúcares altas o endulcolorantes. La idea es intentar evitar que los niños se vean atraídos por personajes de caricatura para quedar enganchados por la adictiva azúcar.

La idea no es mala, basta recordar que México es uno de los países con mayor problema de obesidad en el mundo. Como consecuencia de la actualización de la norma, le diremos adiós a decenas de mascotas que formaron parte de nuestra infancia; la mayoría de ellas son de origen extranjero, como el Tigre Toño (Tony the Tiger), Chester Chetos (Chester Cheetah) o Twinkie the Kid, el vaquero de los ahora llamados Tuinkis.

Pero también nos toca despedirnos de algunos de los personajes mexicanos más carismáticos de los últimos años, que surgieron de la publicidad de los dulces, pastelillos y chocolate en polvo que se venden en las tiendas de todo el país. A algunos los extrañaremos, ojalá su muerte sea el inicio de un país con menos caries, obesidad y mejores hábitos alimenticios.

Aquí te ponemos la evolución de las 2 mascotas que más vamos a extrañar.

Pancho Pantera

(Mead Johnson)

Tal vez la mascota mexicana de un alimento que más cambios tuvo en su historia. Nacido en 1959 de la mente del animador mexicano Ernesto López Bocanegra, Pancho era un enclenque que, después de comer su chocolatote, se transformaba en un fortachón con más poder que el mismísimo Superman de la época de plata.

Eso sí, a veces más que un héroe parecía un supervillano, como en esta mini historieta, en la que hace destrozos al por mayor, matando a un tigre y descarrilando un tren.

(Mead Johnson)

En ese entonces llegó a tener enemigos, como Pies de Plomo o Kansadón, un diablo que volvía letárgicos a los niños:

Con los años le cambiaron su aspecto de supermusculoso, por uno menos grotesco, pero mucho más fresa y menos interesante. Incluso eliminaron su característico sombrero ranchero para hacerlo más citadino.

Esta es una de sus mejores intervenciones en los setenta, con el corrido de Rubén, el futbolista, en el que Pancho Pantera ya lucía un nuevo logo en el pecho y dejaba atrás sus botas vaqueras por unos zapatos:

En los años ochenta estilizaron su aspecto, volviendo sus piernas más largas y disminuyendo el tamaño de su pecho. Aun así, en este comercial al lado de Hugo Sánchez, mantenía parte de su aspecto original (incluso jugaba futbol con  zapatos):

En los noventa todavía se cambió más su aspecto, el cambio más notorio fue que abandonó los zapatos por unos modernos tenis y asumió la voz de la actriz de doblaje Gaby Willer, famosa por doblar a Kevin Arnold (Fred Savage) en Los Años Maravillosos y a Trunks niño en Dragon Ball Z.

A principio de los dosmiles pasó lo impensable, le cortaron la melena a Pancho Pantera, y ahora lucía un casquete corto digno del colegio militar:

Recientemente la animación de Pancho Pantera cambió, y se volvió CGI, eso sí, se retomó mucho de diseños anteriores, regresando la melena revuelta del personaje.

Osito Bimbo

En los años cuarenta del siglo pasado se fundó Bimbo, nacida como evolución de El Molino, la panificadora que heredó Lorenzo Servitje. Junto con Servitje, otro de los fundadores de Bimbo fue Jaime Jorba, quien una navidad recibió una tarjeta de felicitaciones con el dibujo de un osito, que le pareció muy tierno y pensó que era la mascota que necesitaba la empresa. De acuerdo con la historia oficial de Bimbo, Anita Mata, la esposa de Jaime Sendra, otro de los fundadores de Bimbo, fue la que le dibujó el delantal y el gorro icónicos que porta desde entonces el felpudo oso. Y Alfonso Velasco, otro fundador de Bimbo, le estilizó la nariz y los ojos. El resultado fue la primera versión del osito Bimbo:

(Bimbo)

En los años sesenta, un elegante osito con traje nos invitaba a comer su pan en un comercial:

El oso se estilizó en la década de los setenta, con un diseño vanguardista para la época.

(Bimbo)

En los años ochenta, en la publicidad televisiva, se usó una versión en marioneta con la voz de Maria Antonieta de las Nieves, la famosa Chilindrina:

Fue hasta los noventa que el osito Bimbo se volvió un elemento recurrente en la publicidad de la marca, como en esta curiosa animación stop motion del osito.

El diseño del oso cada vez lucía mejor, y tenía una animación fluida en esta versión de 1994:

A principios de siglo se decidió por darle preferencia a una versión animada del osito:

Y en los años recientes el osito se había mantenido en una versión CGI:

https://www.youtube.com/watch?v=bitwsotyw3s

ANUNCIO