Un conteo con los más flagrantes hurtos a la historia original de Lucas.

Hace unos meses escribí una nota con las películas en las que se inspiró George Lucas para crear el Episodio IV. Ahora nos toca mirar adelante hacia el furor que causó la primera parte de la trilogía original al final de los años setenta. Se hicieron numerosos hurtos a esta película tratando de recaudar, aunque fuera en serie B barata, algo de los logros taquilleros de la épica galáctica. Y claro, todavía quedan, para otra lista, todas las parodias (desde el Brazilian Star Wars, hasta la floja comedia Spaceballs de Mel Brooks). Pero es sobre todo importante recordar estos spin-offs por la confección de The Force Awakens.

Como muchos se habrán dado cuenta, el Episodio VII es, básicamente, un remake del Episodio IV actualizado y mediado por la búsqueda del último Jedi. Lo interesante aquí es ver cómo, a pesar de las críticas, ésta última entrega es tal vez el único remake de esa gloriosa película que, en verdad, valga la pena. Y claro, si no me creen, échenle un ojo a estas rarísimas cintas.

1. Message from Space (Uchū kara no Messēji) (1978)

Completa rareza hecha por el gran cineasta japonés que nos trajó Battle Royale y una buena cantidad de cine político en los años sesenta, Message From Space forma parte de esa enorme constelación de películas desiguales inspiradas por Star Wars. A pesar de que la cinta fue una de las producciones más caras de la historia de Japón, nunca envejeció tan bien como A New Hope: los vestuarios se acercan más a la serie B que a la seriedad, los efectos son simpáticos pero caseros y la trama es tan convulsa como incomprensible. Además de que, claro, podemos ver todo lo que se tomó de la primera película de Lucas: unos seres puros en comunión con la naturaleza que buscan la paz y la tranquilidad son atacados por un malvado emperador galáctico que quiere someter militarmente al universo. Para salvarlos, un grupo de guerreros elegidos místicamente por los dioses de este pueblo pacífico debe enfrentarse al imperio galáctico. Los rebeldes atacan entonces la base planetaria del imperio con imposibles maniobras de vuelo y un misil tirado con precisión a la minúscula entrada de un reactor creando una reacción en cadena que destruye toda la estación espacial del tirano y libera a los inocentes de la opresión. Aun así, a pesar de todos los hurtos y los fallos, créanos cuando les decimos que ésta no es, ni de lejos, la peor película de nuestra lista. Aunque, hay que decirlo, si tiene el peor robot de alivio cómico. R2-D2 es irremplazable.

2. Hawk the Slayer (1980)

Fuera de la terriblemente épica actuación de Jack Palance, esta película es una mezcla de viejos clichés de fantasía. Todo está en la búsqueda de un héroe elegido por formar una comunidad y enfrentarse a la maldad encarnada en un villano oscuro. Pero, en medio de todo eso, tenemos espadas que viajan por los aires hasta las manos de sus dueños, enemigos con cascos ominosos, poderes místicos heredados y el mítico enfrentamiento eterno del lado oscuro con la luz. Como una continuación fantástica a todo el principio de Star Wars, Hawk the Slayer es otra joya de medianoche que se lleva las palmas por su inocencia de serie-B y ese viejo cariño nostálgico por los clichés épicos.

3. Starcrash (1978)

https://www.youtube.com/watch?v=8hqcGK72XYQ

Aquí ya entramos en pleno a la serie B. Con actuaciones erráticas de un David Hasselhof en pleno ascenso a la fama y un Cristopher Plummer no tan viejo, Starcrash es un robo sin sentido a varios presupuestos de Star Wars. Ya desde la trama vemos similitudes: un imperio bondadoso trata de encontrar a una organización oscura que sigue a un conde desquiciado y que ha creado el arma más poderosa del Universo. Dos grandes pilotos contrabandistas tienen que encontrar esta arma y rescatar al hijo del emperador antes de que sea demasiado tarde. Y bueno, fuera de las coincidencias superficiales, hay que decir que el hecho de que un personaje tenga poderes telequinéticos y utilice una espada láser (¡Sí! ¡Espada láser!) ya nos dice suficiente sobre las inspiraciones de la cinta. Como era de esperarse, la primera toma de la película es una nave que aparece lentamente desde la parte alta de la pantalla dirigiéndose hacia las estrellas, hay peleas con pistolas de rayos y, por supuesto, hay un robot de alivio cómico (aunque aquí, que el señor nos perdone, es una cosa rarísima que medio coquetea y tiene acento texano). En cualquier caso, con todo su descaro, Starcrash sigue siendo una película de culto que mezcla muchísimos otros clichés del cine de ciencia ficción americano. Una buena opción para los obsesivos de los rincones oscuros del universo hollywoodense.

4. The Man Who Saved The World (Dünyayı Kurtaran Adam) (1982)

https://www.youtube.com/watch?v=ahawhXzUV8Q

Esta película ya es infamemente conocida como “el Star Wars turco” (de hecho, si quieren encontrarla, es mejor buscarla por ese nombre). Y esto no se debe a su extrañísima trama en la que un par de pilotos deben enfrentarse a un mago místico que quiere destruir la Tierra pero que necesita un cerebro humano para lograrlo. Porque todo el asunto está situado en una era galáctica en la que la Tierra está protegida por la mente y la voluntad de las personas en una coraza mental que le da la apariencia de la Estrella de la Muerte (¿?). Y sí todo esto va mezclado con escenas de entrenamiento karateca, luchas a muerte contra monstruos gigantes, zombis y esqueletos vivos, espadas místicas de oro, guantes místicos de oro, botas místicas de oro y, claro, cerebros místicos de oro. Todo para crear una de las películas más extrañas y surreales que he visto. Y la extrañeza sólo se acrecienta cuando te das cuenta que los diez primeros minutos y la escena de la cantina toman libremente secuencias completas de A New Hope editadas con los actores turcos dentro y con la música de Raiders of the Lost Arc de fondo. En serio, si después de leer esto no les da un poco de curiosidad es que están muertos por dentro. De todas maneras, vale la pena darle una ojeada porque, como bien dijo Matt Singer de ScreenCrush, esta película no tiene ningún sentido pero, aun así, sigue siendo mejor que The Phantom Menace. Una imperdible para las funciones dementes de medianoche.

5. Eragon (2006)

Esta película basada en la novela homónima de Christopher Paolini sigue, básicamente, la trama del Episodio IV: una princesa se escapa de un rey tiránico y teletransporta un valioso objeto que encuentra, por casualidad, un simple chico de granja que se embarcará en la aventura de su vida. Y todo esto enmarcado por la traición de un caballero-dragón que se volvió al lado oscuro y eliminó a todos los demás caballeros-dragón antes de establecer su imperio. Así, Eragon es una cinta fallida de elenco repetitivo (porque, al parecer, no se pueden chotear demasiado a John Malkovich y Jeremy Irons en malas cintas de aventura) y que nos muestra la verdadera cercanía de Star Wars con el género fantástico. El claro error aquí es confundir cercanía con paridad y pensar que es buena idea remplazar la Fuerza con dragones.

6. Starchaser: The Legend of Orin (1985)

A pesar de su envejecida animación, esta película podría tener sus encantos. Digo, no por nada fue una de las primeras cintas en mezclar animación tradicional con animación por computadora y en estrenarse en 3D (cosa extremadamente rara para la época). Starchaser es una mezcla extraña de futurismo con fantasía, inocencia de aventuras y guiños sexuales mal emplazados. Sin embargo, a pesar de sus peculiares momentos, hay que reconocer que Starchaser se roba más de un elemento de Star Wars. Y claro, no lo digo nada más por el esquema del elegido que sale de las regiones más oprimidos del Universo y que se alza para liberar a su pueblo. No, me refiero aquí a que el protagonista, Orin, usa una espada de luz que se activa por el poder místico de una herencia guerrera, que esta fuerza le permite controlar objetos a distancia y manipular mentes, que en su aventura lo acompañan una princesa rebelde, un contrabandista calenturiento y ávido de dinero y dos simpáticos robots de compañía. El rip-off es bastante flagrante y fue tal vez lo que impidió que esta película pasara a la historia como algo medianamente original.

7. Star Odyssey (Sette uomini d’oro nello spazio) (1978)

https://www.youtube.com/watch?v=GJ4Ro0yQpt8

Ésta es, sin duda, la película más serie B de toda nuestra lista. Una de las cuatro cintas de ciencia ficción italianas que Alfonso Brescia (también conocido como Al Bradley) realizó en los setenta siguiendo el éxito de Star Wars. Una película que, frecuentemente, no tiene ningún sentido y que sólo causa esa emoción bizarra de ver locuras de peleas espaciales entre hombres y robots. Con todo y los sables de luz y las inteligencias artificiales respondonas y que se quieren carismáticas, este rip-off roba más de lo que crea. Igual, sigue siendo un buen documento.

8. Battle Beyond the Stars (1980)

Este peculiar remake de Seven Samurai y, más cercanamente, de The Magnificent Seven (hasta repite actores del clásico con Steve McQueen), es una película que se siente más cercana a Star Wars de lo que quisiera admitir. A pesar de estar basada en otra película de Akira Kurosawa (considerando la influencia de The Hidden Fortress en el Episodio IV), Battle Beyond the Stars tiene un ambiente muy cercano a la primera película de la saga espacial de Lucas. El arte, los cortes de edición, la música, las maquetas para las naves espaciales, los disparos láser y las inteligencias artificiales son particularmente familiares. Y claro, en cualquier caso tenemos la historia de un villano cósmico con un arma que puede destruir planetas y un joven inocente que debe recorrer la galaxia para acabar con su tiranía. Si no están de humor para este tipo de spin-offs tal vez los pueda tentar la idea de ver el trabajo que inició, a lo grande, a James Cameron en los efectos especiales.

***

¿Qué les pareció nuestra selección? ¿Han visto más locuras robadas de Star Wars? Coméntenos sus favoritas de video club serie B para seguir la discusión galáctica… y que la originalidad los acompañe.

temas