Es Día de muertos (Halloween para los eclécticos) y te encuentras solo en tu casa. La tarde ha ido cayendo quieta, como si se rindiera en brazos de una noche hambrienta. En la calle comienzan a salir los vampiros enanitos y las brujas pequeñitas para pedir dulces. Unos cuantos se acercan al cementerio dispuestos a llevar a cabo la ceremonia del reencuentro con sus muertos, mientras otros se lanzan estrafalarios a improbables fiestas de disfraces. Tú estás solo en tu casa, ¿qué podrías hacer en una noche de muertos como ésta?

Como no queremos dejarte abandonada o abandonado en esta “noche de brujas/día de muertos” hemos recopilado 13 recomendaciones que podrías realizar para cumplir con una ceremonia mortuoria a cabalidad. Entre películas, videojuegos, cómics y cuentos de terror, prepárate para pasar una noche espeluznante.

Cuentos

1. El extraño vuelo de Richard Clayton, de Robert Bloch

El-extraño-vuelo-de-Richard-Clayton

Este autor es conocido por ser el artífice de la novela Psicosis, misma que inspiró la famosa película de Alfred Hitchcock. No obstante, Bloch también fue un destacado autor de ciencia ficción. Entre sus numerosos cuentos de este género destaca El extraño vuelo de Richard Clayton, un texto sobre la locura y los delirios del aislamiento en el interior de una nave espacial. Te garantizamos que pasarás semanas pensando en este cuento, y no podrás volver a estar solo en mucho tiempo.

2. Los perros de Tíndalos, de Frank Belknap Long

Los-perros-de-Tíndalos

Probablemente el discípulo más aventajado de H.P. Lovecraft. En esta historia un hombre se obsesiona con los ángulos (como los que se forman en las esquinas de las paredes), porque a través de ellos antiguas criaturas viajan entre las indeterminaciones que cruzan el tiempo y el espacio. Un texto sobre los peligros del conocimiento que no podemos comprender, especial para los obsesivos y los matemáticos.

3. Luella Miller, de Mary E. Wilkins Freeman

Luella-Miller

No podíamos aguantarnos la tentación de recomendar un texto de vampiros para las legiones de fans de estas criaturas de la noche. En este relato, Wilkins Freeman nos presenta a una “vampiro psicológica”; una chica frágil de aspecto inofensivo que consume la vida de los que la rodean. No te dejes engañar por su dulce apariencia, te exprimirá hasta que no quedé nada de ti. Todos hemos estado cerca de tener una relación de este tipo, ¿no es cierto?

Películas

1. M, de Fritz Lang

M-el-vampiro-de-Düsseldorf

El genio detrás de Metrópolis nos presentó en 1931 esta pieza que representó su primer trabajo en el cine sonoro. M se basa en la historia de un asesino serial especialmente violento que existió antes de la Alemania Nazi. El nombre del asesino era Peter Kürten y tenía una obsesión tan intensa por la sangre humana que antes de ser ejecutado por la guillotina sus últimas palabras fueron: “Dígame, cuando me hayan decapitado ¿podré oír siquiera un momento el ruido de mi propia sangre saliendo del cuello?”.

La versión de Lang muestra a un asesino atormentado por sus patologías que ataca a varias niñas antes de ser atrapado. El rasgo más interesante de la cinta es que junto a un depredador como El vampiro de Düsseldorf, Lang presenta un Estado y una sociedad sedientos de sangre y de venganza. Un verdadero clásico del expresionismo alemán, y una joya del suspenso de la cinematografía mundial.

2. The Fly, de David Cronenberg

The-Fly

El remake realizado en 1986 por David Cronenberg es una película que conjuga ciencia ficción y una historia de terror que puede ofrecernos múltiples lecturas. La conocida historia marca la transformación de Seth Brundle de un científico ensimismado y enamoradizo en un monstruo, y  muestra el proceso de degeneración física del protagonista que va acompañado por uno interior. El que la película conecte tan bien con la audiencia tiene que ver con la magnífica actuación Jeff Goldblum, de quien se cuenta enloqueció a la mitad de la filmación al meterse tanto en el personaje por consumir cantidades enormes de azúcar para sentirse un autentico hombre mosca.

El film esta aderezado por momentos netamente gores y con una ejecución minimalista del director, debido a que cuenta con muy pocos personajes principales y mínimos escenarios, que ayudan a que los espectadores sientan la estrechez interior de Brundle.

La historia tiene tintes kafkianos, incluso cuenta con diálogos extraídos de La metamorfosis, pero llevados al extremo. En la historia de Kafka, Gregorio Samsa sufre su transformación deprimiéndose como un niño emo, en la contraparte de Cronenberg, Brundle sufre su propio cambio, pero a su desesperación le añade brutalidad. The Fly es una película por la que no pasan los años, al volverla a ver hoy en día sigue tan actual como en el año que se estrenó.

3. Brain Damage, de Frank Henenlotter

Brain-Damage

Una de esas películas que marcaron la década de los 80 y que sin embargo, ha sido enterrada poco a poco con el paso del tiempo. Brain Damage cuenta la demencial historia de un joven que comienza una relación simbiótica con un parásito, el cual se alimenta de cerebros humanos y secreta un líquido alucinógeno y extremadamente adictivo.

Esta joya ochentera es una de las películas más reconocidas de Frank Henenlotter, conocido por otras piezas del cine exploitation como Basket Case. Si están hartos de las grandes producciones hollywoodenses o de las películas de cámara en mano (cof, cof, Paranormal Activity y sus clones), Brain Damage es una gran opción para dañarse el cerebro. Ah, si tienes una cuenta de Netflix, te puedes ahorrar la búsqueda.

4. Martyrs, de Pascal Laugier

Martyrs

Lo que los japoneses fueron para el cine de terror a finales de los 90, los franceses lo fueron para el género (en menor cantidad de producciones, claro está) a finales de la década pasada. Martyrs es producto de esa época y de lo único que podemos estar seguros, es que por lo menos no los dejará indiferentes.

La venganza y la exploración de los límites carnales son los motores que mueven la trama de la película, en la que una joven torturada durante su infancia y su mejor amiga se ven envueltas en una historia cuyo argumento sobrepasará las expectativas de cualquiera. Sangre, ultra-violencia y terror psicológico; una delicia para quienes estén buscando algo verdaderamente perturbador. Si no la encuentran en formato físico, entonces The Pirate Bay es su amigo.

Videojuegos

1. Clock Tower: The First Fear (SNES/PC/PS)

Clock-Tower

Éste es uno de los juegos básicos para cualquier fan del survival horror. Y es que Clock Tower: The First Fear tiene todo el sabor de las clásicas aventuras gráficas de PC, aderezado por ese sentido del terror que sólo los japoneses poseen. Jennifer Simpson es una chica que deberá huir de un espantoso asesino con tijeras a través de una mansión, ¿necesitas algo más?, entonces a lo anterior debemos sumarle que la jugabilidad se basa en que Jennifer no puede hacer ningún tipo de ataque.

Clock Tower fue uno de los primeros títulos en tener varios finales, así que no se trata de un juego cualquiera. Fue lanzado originalmente en Japón para el Super Nintendo, aunque unos años después también fue llevado a PC y PlayStation. Si buscas en internet, seguro encontrarás la descarga o alguna versión para emuladores.

2. Silent Hill (PlayStation/PlayStation Network)

Silent-Hill

Pocos juegos son capaces de marcar a una generación, y Silent Hill es uno de ellos. Cualquiera que lo haya jugado recordará el horrendo chirrido de la radio, que anunciaba la inminente llegada de seres espantosos escondidos en la profundidad de una espesa niebla; o de los interminables pasillos del hospital que se transformaban en celdas de tortura que parecían salidas del mismísimo infierno.

No hay mucho más que se pueda decir de este juego que no se haya dicho ya, pero si son tan afortunados como para no haberlo jugado todavía o quieren revivir la terrible experiencia que es caminar con Harry Mason por las calles de Silent Hill en busca de Cheryl, entonces puedes hacerlo desde un PlayStation, una computadora (con ayuda de un emulador), o descargándolo desde la PlayStation Network.

3. Outlast (PC)

Outlast

Finalmente, pasamos de juegos clásicos a algo nuevo. Outlast es un título de terror psicológico en primera persona, donde seguiremos los pasos de Miles Upshur, un periodista que se sumerge en la locura de un hospital psiquiátrico que claro, tiene un oscuro secreto detrás.

Al igual que Jennifer de ClockTower, Miles es incapaz de combatir y sólo puede empujar a los enemigos, por lo que la habilidad para escapar y esconderse de las amenazas será fundamental. Si a eso le sumamos una cámara con visión nocturna y poca batería, el resultado es un juego que te mantendrá al filo de la silla… sobre todo si decides jugarlo por la noche. Outlast está disponible en Steam y ahora con motivo de las rebajas, puedes adquirirlo con un descuento especial.

Cómics

1. Hellraiser

Hellraiser

La mayoría de los fans del género de terror conocen a Hellraiser por la película de los ochenta, pero pocos saben que el director de este filme, Clive Barker, originalmente inició sus andanzas en el mundo de los Cenobitas escribiendo una novela llamada The Hellbound Heart, que sirvió de base para la posterior película.

Barker escribió solamente las dos primeras partes de la saga fílmica, para posteriormente dedicarse a la producción de las continuaciones. Sólo volvió a meterse de lleno a la construcción de la mitología de Hellraiser a partir del año 2011, cuando la editorial Boom! Studios lo contrató como guionista de un nuevo cómic que serviría como continuación directa de las dos películas en las que Barker se encargo de la parte creativa.

El cómic de Hellraiser está lleno de momentos de tensión, desesperación, gore, críticas a la religión, pinceladas de sexualidad y un argumento abigarrado que lo vuelve un titulo complicado para los que sólo esperan muertes y más muertes. El dibujo de Leonardo Manco, complementa perfectamente la obra, es detallado, obscuro y con líneas suaves y duras en los momentos propicios. Es impactante ver por primera vez un cómic que se acerca deliciosamente, para los que nos gusta el género, a una buena película de slasher, afortunadamente esta publicación es fácil de conseguir en México debido a que Kamite la edita aquí.

2. Afterlife with Archie

Afterlife-with-Archie

Si alguna vez leyeron el cómic de Archie sabrán que es uno de los productos de la cultura pop estadounidenses más fresas que existen. En el cómic del pelirrojo preparatoriano se narran las aventuras y desventuras de una pandilla de adolescentes que parece se quedaron atrapados en los sesenta, cuando la revista gozaba de mayor popularidad.

Desde hace años los editores del cómic han intentado revitalizar al personaje creando nuevos argumentos acordes con los tiempos actuales o nuevos amigos de Archie que tengan características particulares, como el joven latino Toño Díaz, o Kevin Keller, el amigo homosexual que aparece en el vecindario.

Tal vez el experimento más ambicioso hasta ahora con los personajes es el que se pública actualmente en los Estados Unidos, Afterlife with Archie, en el que el amado perro de Torombolo es atropellado por un coche, por lo que este recurre a Sabrina, la bruja adolescente, para traerlo de vuelta a la vida. El perro vuelve como un zombie y muerde a su dueño desencadenando un apocalipsis en el pueblo de Archie. Este cómic se puede adquirir en cualquiera de las tiendas especializadas en traer cómics gringos, la segunda parte de esta historia sale el 20 de noviembre.

3. Flinch

Flinch

La mayoría de las personas sienten fascinación por los cuentos cortos de terror, todos hemos estado en alguna reunión en que se termina compitiendo por platicar la anécdota que le pasó a un amigo de un amigo relacionada con algo sobrenatural, por ello desde tiempos remotos se han realizado antologías que reúnen lo mejor del género. Hace un par de años DC Comics encomendó a sus mejores guionistas y dibujantes la tarea de contar las mejores historias de terror en pocas páginas en un cómic que sólo duró 16 números (de 1999 a 2001).

En Flinch, que era el nombre de la publicación, los guiones de genios de la historieta como Brian Azzarello, Garth Ennis o Greg Rucka quedaban enmarcados por sorprendentes dibujos de Jim Lee, Frank Quitely, Bruce Timm, entre otros. Los relatos eran tan variados como el ver a un niño teniéndole miedo a la obscuridad, conocer la verdadera razón por la que el Titanic se hundió o ver la lucha encarnizada de decenas de diablos por comprarle el alma a un mortal después de que el infierno se abrió al libre mercado.

Flinch fue publicado en español por editorial Norma y, debido a que no fue muy popular, en varias tiendas del DF todavía se encuentra a un precio económico o en los botaderos de las tiendas de cómics.

temas