¿Cuáles sos mejores cómics del año que se va?

Llegó el momento de realizar un recuento de los cómics más memorables que se publicaron en los últimos doce meses. Al igual que en las listas de años anteriores, los primeros cinco lugares están destinados a las historietas que aparecieron por primera vez de manera oficial en México, mientras que el resto de la lista la reservamos para los mejores cómics que fueron lanzados a nivel mundial.

Este año el panorama de los cómics mainstream mejoró bastante: las dos compañías principales (DC y Marvel) lanzaron o mantuvieron varios títulos mensuales atractivos e interesantes, como Vision, Batgirl, Midnighter, Omega Men o Miss Marvel. Además, Image se mantuvo como la editorial que apuesta por las propuestas arriesgadas al estilo de Vertigo en los noventa, mientras que el reboot de Archie trajo uno de los mejores lanzamientos de cómics juveniles de la actualidad.

En el mercado nacional continúa la tendencia de inundar los puestos de revistas y los locales cerrados con diferentes cómics de licencia, permitiendo que en casi cualquier Sanborns sea fácil encontrar cómics de distintos géneros. Lamentablemente, la producción de autores mexicanos no fue tan abundante, y de lo que se lanzó, casi todo sigue siendo muy difícil de conseguir.  No está de más mencionar que, como suele ocurrir con este tipo de recuentos, la lista no podrá satisfacer a todos los fans del arte secuencial, por lo que, al igual que en las otras listas de este año, nos gustaría conocer su opinión.

México

10. Star Wars

Star-Wars

El año pasado, después de más de 20 años publicando los cómics de Star Wars, Dark Horse perdió la licencia de los personajes a manos de Marvel. Afortunadamente para los fans del universo galáctico, la casa de las ideas puso en manos de grandes autores las nuevas historias que comenzaron a publicarse este año.

Con una distancia muy corta con respecto a su lanzamiento en Estados Unidos, Panini comenzó a editar en nuestro país las nuevas historietas de Star Wars, encabezadas por dos títulos en curso: Star Wars y Darth Vader. A pesar de que han existido incontables cómics de la franquicia, estos dos títulos son los primeros que consiguen transmitir toda la atmósfera y sentimiento de Star Wars. También ayuda a emocionarse con cada número –entre los que se incluye una batalla entre Luke y Boba Fett– la promesa de Lucasfilm de que estas historias sí forman parte del canon de la franquicia.

9. 20th Century Boys

20th-Century-Boys

Sin duda el mejor manga que se está editando actualmente en nuestro país. La obra de Naoki Urasawa cuenta una compleja historia de misterio que se aleja enormidades de los tradicionales mangas shōnen que nos suelen llegar desde el país del Sol naciente. La búsqueda de Kenji y sus amigos (y posteriormente su sobrina) por revelar la identidad de “Amigo” y detener su plan por volver realidad las fantasías que tenían de niños es, además de interesante, un pequeño homenaje a la añoranza de los juegos infantiles, que dentro de su sencillez, tenían detrás una enorme complejidad. Por si fuera poco, la historia está aderezada con incontables guiños a la cultura popular japonesa, al rock de los sesenta y a viejos mangas y animes.

8. Sex Criminals

sex

Kamite trajo a nuestro país uno de los mejores cómics que Image ha lanzado en los años recientes: Sex Criminals. A pesar de que la premisa suena bastante rara (una pareja que cada que consigue llegar al orgasmo detiene el tiempo), lo interesante de la historia es la manera en que el guionista (Matt Fraction) cuenta la historia, adentrándonos en la mente de los protagonistas y sus pasados al más puro estilo de los cómics biográficos independientes. Contrario a lo que el título podría sugerir, el tono de la historia es verdaderamente imaginativo, los personajes son entrañables y los dibujos de Chip Zdarsky, que recuerdan un poco a los de Dan Clowes, son dinámicos y expresan las cambiantes emociones de Suzie y Jon, los dos protagonistas de la historia.

7. Multiversity

multi

Sin duda una de las mejores miniseries de cómics que se han publicado en años recientes, la cual, como si se tratara de un regalo de Navidad, llegó a los puestos de revistas mexicanos en las últimas semanas del año. La ambiciosa obra del genial Grant Morrison es un intento por darle coherencia a los 52 universos que dan forma a DC Comics, además de un ejercicio de honesto cariño a las diferentes etapas de la historia de los cómics, con todo y guiños a las revistas Pulp, la edad de oro de los cómics, Marvel, Image, Watchmen, los cómics de los noventa y la metaficción a la que ya nos tiene acostumbrados el genio de Escocia. A pesar de que la serie tiene como hilo conductor un choque de universos, cada uno de los números de la serie puede leerse de manera independiente, siempre dejándonos con ganas de saber más de un universo en especifico. Si no lo has comprado, corre por él.

6. DayTripper

daytriper

Compitiendo codo con codo con Multiversity por el título del mejor cómic de licencia que se publicó este año en México, DayTripper se impone por un pelo. La maravillosa historia de los hermanos Fábio Moon y Gabriel Bá es sumamente imaginativa y emotiva, planteando constantemente la idea de las oportunidades perdidas y en todo momento la premisa de la impermanencia.

En el cómic vemos diferentes días en la vida de Brás de Oliva Domingos, un periodista que siempre quiso ser novelista, pero la vida lo llevó a especializarse en escribir necrologías. A lo largo de la historia conocemos un poco más de la vida de Brás, sin un orden cronológico, siempre culminando al final de cada capítulo con un momento importante que marcaría su vida de nos ser por… una inminente muerte.

Sin duda una obra imperdible que nos llega directo porque habla sobre cosas que ha todos nos han pasado, como una relación complicada con nuestros padres, la indecisión amorosa, ayudar a un amigo o convertirse en padres.

Internacional

5. The Unbeatable Squirrel Girl

squirrel

Ésta fue la inmejorable entrada a los cómics mainstream de Ryan North, un programador que ganó fama con sus webcómics Dinosaur Comics y Whispered Apologies. North usó a Squirrel Girl, un personaje secundario del universo Marvel que tiene la “fuerza proporcional de una ardilla” y la capacidad de comunicarse con las ardillas, para llevar todo su humor e irreverencia a la casa de las ideas al más puro estilo de Adventure Time (cómic que también guionizó). Las cómicas historias del personaje incluyen enfrentamientos con algunos de los villanos más poderosos de Marvel, como Galactus o Thanos, en las que la regordeta heroína sale adelante a base de su ingenio. Sin duda las aventuras de Squirrel Girl revitalizan un género que a veces luce estancado.

4. All Star Section Eight

section-8

El loco irlandés Garth Ennis regresó a DC con un spin-off de su serie de culto Hitman. En lugar de revivir al alterego del antihéroe Tommy Monaghan (quien murió al final de su serie regular), Ennis decidió usar al super grupo poco convencional Section 8 que aparecía como elemento cómico en las historias de Hitman. El nuevo Section 8 está formado por Six pack (el hombre más borracho del mundo), Bueno Excellente (un latino pervertido que busca sodomizar a sus enemigos), Dogwelder (un justiciero que solda perros al cuerpo de los villanos), Baytor (un demonio que trabaja como bartender), The Grapplah (un vengador sádico) y Guts (un conjunto de tripas sin cuerpo).

La trama de la serie es muy sencilla: el grupo se encuentra buscando a un super héroe que se les una. A lo largo de la miniserie vemos a los extraños personajes visitando a los más importantes bienhechores de DC, metiéndolos en situaciones cómicas y burlándose de los clichés y el concepto entero de los superhéroes.

3. The Story of My Tits 

tits

A pesar de que los cómics que tratan el desarrollo de una enfermedad no son nada nuevos, la historia de Jennifer Hayden es fresca y cuenta de forma franca su relación con sus pechos a lo largo de su vida, además de darle un lugar importante a la manera en la que vivió un cáncer de mama. A diferencia de otros ejercicios similares, la novela gráfica de Hayden no se centra de lleno en su problema de salud, sino que narra experiencias relacionadas con sus pechos llenas de humor, a pesar de más de un momento desgarrador.

El relato de su proceso y casos similares dentro de su familia consigue un efecto ambivalente, en el que los espectadores en un momento suelten carcajadas y páginas después tienen un nudo en la garganta. The Story of my Tits es una historia conmovedora y al mismo tiempo divertida, que habla de pérdidas y cambios, ideal para un público que no está habituado a leer cómics, sin duda resonará en todo aquel que ha sufrido pérdidas a causa de esa terrible enfermedad.

2. Fante Bukowski

fante

La novela gráfica de Noah Van Sciver es una ingeniosa burla a los jóvenes aspirantes a escritores que siguen la estela de Charles Bukowski y John Fante para llegar a la fama literaria por el camino fácil, copiando los excesos alcohólicos, masturbatorios y autodestructivos, pero sin una obra trascendente.

El protagonista, el inefable Fante Bukowski, vive en un hotel barato, confraterniza con los marginales, bebe hasta altas horas de la madrugada, intenta ligar con gringas borrachas, todo en busca de inspiración para escribir “la gran novela americana” y conseguir el respeto de su padre. ¿El único problema? Fante Bukowski no tiene talento para la escritura. Un cómic divertido y lleno de referencias para los estudiantes de Letras de cualquier parte del mundo.

1. The Sculptor

the-sculptor

La obra de Scott McCloud, el más importante teórico del arte secuencial de la actualidad, es sumamente ambiciosa: hacer uso de las ideas y técnicas que explicó en Understanding Comics y Making Comics para contar una historia adulta y compleja. La novela gráfica refleja los años de investigación sobre el género en una puesta al día de la leyenda de Fausto, en la que el artista David Smith hace un pacto con el fantasma de su tío para poder crear cualquier cosa con sus manos. Más allá de la trama, sobresalen las diferentes técnicas, planos y encuadres que usa McCloud para contar la historia. Un deleite gráfico que muestra los alcances y cualidades únicas de un medio aun por explotar.

Mención honorífica

El Monito al desnudo

Minito

Los habituales a las convenciones de cómics de la Ciudad de México reconocerán a Rubén Armenta, el autor de cómics y cineasta independiente que ha logrado lo que todos pensaban imposible: mantener con vida por casi dos décadas a El Monito, el autoproclamado “peor personaje de la historieta nacional”. Armenta, un personaje en sí mismo, lleva años promocionando su “cómic convencional” (sale cada convención) en diferentes espacios comiqueriles, aunque cada vez con mayor tiempo entre cada ejemplar. La principal característica del cómic ha sido que, en sus diferentes números, Armenta ha logrado reunir a la mayoría de los autores mexicanos independientes de cómics —convirtiéndose en una especie de Harvey Pekar mexicano—, incluyendo a Polo Jasso, José Quintero, Edgar Clement, Ricardo Camacho, Palmira Campaña, Jorge Break, Edgar Delgado, Vic Hernández, por mencionar algunos.

monito

Este año por fin lanzó la primera recopilación del Monito, incluyendo las primeras cinco aventuras del entrañable personaje. Si bien estos no son los mejores números de El Monito, en ellos se comienza a cocinar el humor “peculiar” que Armenta ha vuelto su sello. Ojalá dentro de poco veamos un segundo volumen del Monito, en el que incluya los siguientes números y las páginas que publicaba en la desaparecida revista Seinen.

temas