Actualmente el sistema de clasificación europeo de videojuegos (PEGI), advierte a los  padres de familia cuando un juego presenta contenido violento o sexual, lenguaje soez, uso de drogas, fomentan los juegos de azar, o tiene representaciones discriminatorias.

Sin embargo, para países como Suecia esto no es suficiente, y proponen agregar la clasificación de “sexista” cuando un juego incluya situaciones que fomentan esta conducta. Vinnova, una agencia de innovación financiada por el gobierno de Suecia, es la principal promotora de esta propuesta y está pagando 36,672 dólares a la Organización de Comercio Sueca de Videojuegos para que analice el rol de los personajes femeninos en cientos de juegos.

lolipopchain
Proponen someter a los videojuegos a la misma prueba que se utiliza para clasificar películas

La idea es que utilicen como base el “test de Bechdel”, un sistema diseñado para evaluar la brecha de género que se representa en películas, cómics, obras de teatro y otros contenidos. La prueba se basa en tres requisitos principales: que aparezcan más de dos mujeres como mínimo, que las mujeres hablen entre ellas, y por último que el tema del diálogo no sea un personaje masculino.

Sin embargo, todavía hay quienes no están muy seguros de que esta prueba estándar se ajuste a los videojuegos, ya que a pesar de que efectivamente hay protagonistas mujeres en los videojuegos, en algunos casos la pura imagen de estas heroínas es bastante sexista.

Anton Albin, director de este proyecto, explicó que todavía no estaba muy claro si todos los videojuegos tendrían esta clasificación, o si se les daría algún tipo de certificación a las empresas que desarrollen juegos que promuevan la igualdad de género, pero está seguro de que Suecia quiere ser el primer país en hacerse estas preguntas.

vía Time

fuente The Local

temas