¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

UNAM descarta nacimiento de nuevo volcán en Michoacán

Los científicos de la UNAM han monitoreado el enjambre sísmico que ocurre en Michoacán, desde el pasado 5 de enero.
(UNAM)

Más de 50 científicos y técnicos de la Universidad Nacional Autónoma de México han monitoreado el enjambre sísmico que ocurre en Michoacán, desde el pasado 5 de enero y hoy han dado a conocer que estos movimientos no son producto del nacimiento de un nuevo volcán.

Hugo Delgado Granados, director del Instituto de Geofísica (IGf), explicó que desde inicios de este año ocurrió una serie de sismos en una región de Michoacán cercana al volcán Paricutín y a la población de Uruapan. Inicialmente el registro lo hizo el Servicio Sismológico Nacional (SSN) con su red de estaciones sismológicas, y luego participaron expertos del IGf y de las universidades de Colima y Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

En este tiempo se han registrado tres mil 287 microsismos, magnitudes entre 2.6 y 4.1 grados de intensidad, rompimiento de fallas y fracturas en distintos niveles, que van de 40 a cinco kilómetros de profundidad, sin que haya causado daños en viviendas.

“En total se han registrado más de cinco mil sismos muy pequeños, si se toman en cuenta incluso los de magnitud uno”, comentó Delgado.

Servando de la Cruz Reyna, investigador del Departamento de Vulcanología del IGf, expuso que los enjambres sísmicos se han presentado varias veces en esa región.

“El primero fue en 1943 y culminó con el nacimiento del volcán Paricutín. Posteriormente hubo otros tres en 1997, 1999 y 2006, este último con características similares al actual. En estos tres últimos no hubo llegada de magma hacia la superficie”.

De la Cruz Reyna explicó que la mayor parte de las fracturas producidas con el actual enjambre sísmico son pequeñas. “Se sugiere que la fuente del esfuerzo es un movimiento de magma, pero a profundidades de 10 kilómetros o más. Esto es muy común en zonas volcánicas y significa que el magma, que posiblemente esté produciendo el esfuerzo, puede tener origen en el desplazamiento”.

El vulcanólogo remarcó que el actual enjambre sísmico no culminará con el nacimiento de un volcán por varias razones: la profundidad de los sismos se mantiene baja y la mayor parte del desplazamiento de magma es horizontal.