(Creative Commons)

Así es como una bacteria absorbe el ADN de otras bacterias muertas.

Los humanos no dominan el planeta, ese trono les corresponde a las bacterias. Estos microorganismos sobreviven casi a todo, evolucionan rápidamente, nos atacan y se hacen resistentes a casi todos los antibióticos que la ciencia pueda desarrollar en su contra.

Una de las razones por las que son tan resistentes, es porque las bacterias tienen la capacidad de absorber las propiedades de sus congéneres muertas para convertirse en una especie de súperbacterias que tienen su ADN y el de las bacterias que absorbe (igualito a Cell). Así, si una bacteria muerta era resistente a cierto antibiótico, la súperbacteria que se la coma también lo será.

Hasta ahora este proceso solo era una teoría, pero hoy un equipo científico ha logrado grabar en video este proceso.

Momento en el que una bacteria absorbe el ADN de otra muerta.
Momento en el que una bacteria absorbe el ADN de otra muerta.

Momento en el que una bacteria absorbe el ADN de otra muerta.

En las imágenes podemos ver a dos bacterias Vibrio cholerae, el patógeno responsable del cólera, cómo se ven bajo un microscopio. Una bacteria (teñida de verde) despliega su pilus, un filamento conectado a su membrana citoplasmática, para “atrapar” el fragmento de otra bacteria muerta y absorberlo.

“La transferencia horizontal de genes es una forma importante de que la resistencia a los antibióticos se mueva entre especies bacterianas, pero el proceso nunca se ha observado antes, ya que las estructuras involucradas son increíblemente pequeñas – explicó el biólogo Ankur Dalia de la Universidad de Indiana Bloomington – Es importante entender este proceso, ya que mientras más comprendamos acerca de cómo las bacterias comparten ADN, mayores posibilidades tenemos de frustrarlo”.

¿Por qué nunca se había logrado monitorear este proceso? Porque el pilus de las bacterias es 10 mil veces más delgado que un cabello humano. Lo que hizo el equipo fue desarrollar un nuevo método para pintar tanto el pilus como el ADN con un tinte fluorescente, para poder captar el momento en el que se absorbía el ADN.

“Es como enhebrar una aguja – dijo la bióloga Courtney Ellison – El tamaño del orificio en la membrana externa es casi el ancho exacto de una hélice de ADN doblada a la mitad, lo que probablemente sea lo que está sucediendo. Si no hubiera un pilus para guiarlo, la posibilidad de que el ADN golpee el poro en el ángulo correcto para pasar a la celda es básicamente cero “.

En el siguiente GIF pueden ver, a la izquierda, la imagen de la absorción de ADN sin tinte y a la derecha el mismo proceso de color verde.

fuente Science Alert

temas