¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Encuentran en el Estado de México la primera trampa de mamuts del mundo

En Tultepec descubrieron una trampa artificial construida para cazar mamuts hace más de 14 mil años.
(Shutterstock)

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia presentaron los restos de la que podría considerarse la primera trampa hecha explícitamente para cazar mamuts del mundo. Los restos fueron encontrados por trabajadores de San Antonio Xahuento, Tultepec, en el Estado de México.

“Se trata de dos trampas artificiales para mamut. Esto es un parteaguas en la historia no sólo del país, sino del mundo, porque no hay trampas artificiales para mamuts que se hayan encontrado en otras partes del mundo”, explicó el arqueólogo Córdoba Barradas.

Los investigadores encontraron 824 huesos pertenecientes a por lo menos 14 mamuts, junto a dos vértebras y una mandíbula de camello, además del molar de un caballo.

“En esta zona del norte de la cuenca posiblemente vivirían unas 5 o 7 manadas de mamut, eso tomando un corte de tiempo. Pero los mamuts vivieron aquí durante miles de años. Esas manadas crecían, se reproducían, los cazaban y nación nuevos mamuts. Pero convivían con otras especies, como los bisontes, camellos o caballos cuyos restos no se encuentran tan frecuentemente por ser mucho más frágiles y porque muchos de ellos morían en tierra seca”, dijo Córdoba Barradas.

(INAH)

Los restos fueron descubiertos por unos trabajadores del municipio mientras limpiaban el terreno para construir un relleno sanitario, en enero. “Se trata de restos de al menos 14 mamuts de hace aproximadamente 14,700 años”, agregó el especialista, destacando que durante las pruebas de Carbono 14 encontraron 12 centímetros de cenizas del volcán Popocatépetl, que data de esta época.

“El sitio no está abierto al público, ni estará abierto, porque son contextos frágiles. Los restos se exhibirán en el Museo del Mamut, de Tultepec, pero esto tardará”, dijo Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de Arqueología del INAH.

Los vestigios se suman a los huesos del mamut de Ecatepec, el cual data de más de 10 mil años de antigüedad.