Hasta ahora, Augustus Leonardo Patterson consiguió quedarse con casi 700 piezas arqueológicas mexicanas que son patrimonio histórico.

Como si se tratara de esas películas de traficantes de arte, el costarricense Leonardo Agustus Patterson ha logrado traficar mil piezas de una colección conformada por vestigios de las culturas precolombinas desde 1997 por más de medio mundo. Algunos países latinoamericanos como México, Perú, Guatemala, Costa Rica y Honduras han buscado a esta especie de Sean Connery (Entrament), por todo el viejo continente.

En el caso de nuestro país, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) había demandado a Patterson desde 2007, pero eso no es lo peor del asunto. Recientemente, el traficante fue apresado en Alemania luego de que las piezas en cuestión fueran recaudadas por las autoridades de ese país. Sin embargo, cuando el INAH en colaboración con la SRE y la PGR se enfrentaron al litigio para devolver las piezas a México, perdieron el caso y sólo consiguieron recuperar dos de las 691 piezas que pertenecen a las culturas prehispánicas de nuestro país.

¡Difícil de creer, pero cierto!

Según El Universal, Juan Antonio Molina, uno de los abogados del despacho que se encargó de la gestión del traslado de las piezas, sólo dijo que la colección “está limpia” y que “está todo ganado en los tribunales”, esto significa que –a decir del legista–, “los países perdieron su oportunidad”.

Pero como si se tratara de un chiste, no todo está perdido, pues a través de un comunicado el INAH, si bien no explica cómo se perdió el juicio, sí asevera con orgullo que se recuperaron dos piezas de madera pertenecientes a la zona de Veracruz.

Todo parece indicar que el INAH y las autoridades mexicanas no actuaron a tiempo por la vía diplomática para recuperar estos valiosos objetos arqueológicos.

De acuerdo con El País, las piezas se trasladaron de Munich a París desde julio del año pasado al almacen de LA Art y se trasladarán a Santiago de Compostela, en España, el lugar donde Leonardo Augustus Patterson expuso las maravillas arqueológicas por primera vez.

Se sospecha que 280 de las 691 presuntas piezas mexicanas que están en esta colección son falsas, pero de todas formas dos cosas nos quedan claras. Uno, la incompetencia de las autoridades para proteger el patrimonio nacional y, dos, si te llamas Leonardo (como Leonardo Da Vinci), Augustus (como el emperador romano), Patterson (como el gran poema de Willam Carlos Williams) seguramente eres capaz de vencer al INAH y a cualquier autoridad trafican tesoros históricos alrededor del mundo.

fuente Instituto Nacional de Antropología e Historia

temas