El cometa no sólo tiene hielo  bajo la corteza, también en su superficie.

Llevábamos ya un rato sin tener noticias importantes de la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA). Pero ahora, gracias a una nueva investigación publicada en Nature, se ha confirmado la presencia de agua en la superficie el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko.

La ESA explica que ya desde hace tiempo se había detectado un flujo de vapor de agua emanando del cometa, sin embargo, se cree que la gran mayoría de esa agua se encuentra bajo la corteza de la roca espacial (sobre todo en su núcleo). El nuevo estudio señala que la superficie está cubierta casi en su totalidad por un material oscuro, seco y orgánica, pero con una pequeña cantidad de hielo de agua.

Rosetta-2
Zonas del cometa en la que se detectó la existencia de hielo.

Esta fue la conclusión a la que llegaron los investigadores luego de analizar la información obtenida por instrumento VIRTIS de luz infrarroja, el cual captó imágenes de 67P entre septiembre y noviembre de 2014. Así, se detectaron dos zonas en las que hay “cantidades significativas” de agua helada, a una temperatura aproximada de -120 grados centígrados.

Actualmente, la ESA se encuentra intentando contactar a Rosetta a través de la nave Philae. Hasta el momento la agencia no ha tenido éxito, pero seguirá intentándolo hasta el próximo 21 de enero.

vía ESA

fuente Nature

temas