Los robots sexuales podrían causar graves daños psicológicos

A la larga estos robots podrían ser dañinos para el bienestar psicológico, advierten expertos de la Universidad de Leicester.
(The San Diego Union Tribute)

Investigadores de la Universidad de Leicester advirtieron que los  robots sexuales podrían ser más dañinos que benéficos para las personas a largo plazo. Es cierto que los juguetes sexuales han existido por un largo, largo tiempo, y nunca han matado a nadie (que sepamos), pero los especialistas creen que deberían estar sometidos a regulaciones más estrictas, pues temen que la gente quiera reemplazarlos por las relaciones humanas.

También te recomendamos: Lanzan línea de juguetes sexuales inspirados en Mazinger Z

Expertos de la Universidad de Leicester advierten que en caso de no estar regulados, en el futuro los robots sexuales podrían ser diseñados con el aspecto de niños y menores de edad, e incluso podrían ser programados para simular una violación. Esto podría tener un impacto negativo en la psicología humana, incluso alentando a las personas a replicar estos comportamientos con seres humanos de verdad, advierten los investigadores.

Christine Hendren, investigadora de la Universidad de Duke le comentó a la BBC que cree que los robots deberían estar mejor regulados por la ley:

“Algunos robots son programados para protestar, para recrear una violación. Algunos otros son diseñados para lucir como niños. Uno de estos desarrolladores en Japón es un pedófilo confeso, y dice que este dispositivo es un profiláctico que lo retiene de hacerle daño a un niño de verdad. Sin embargo, ¿eso normaliza y le otorga a las personas la oportunidad de llevar a cabo estos comportamientos que sencillamente deberían ser eliminados?”

Un robot sexual con IA de Realbotix tiene un precio de entre 8,000 y 10,000 dólares. (Realbotix)

Kathleen Richardson, experta en ética de la inteligencia artificial en la Universidad de Leicester, cree que los robots sexuales no deberían ser anunciados como un reemplazo a una pareja sexual, cosa que usualmente hacen las compañías que distribuyen estos artefactos.

Las relaciones de pareja se basan en la intimidad, el apego y la reciprocidad. Estas son cosas que no pueden ser replicadas por una máquina. ¿Vamos a entrar en un futuro en el que sigamos normalizando la idea de que las mujeres son objetos sexuales?

Por ahora un robot sexual cuesta entre $8,000 y $10,000 dólares, y aunque pocos gastarían su pensión en un compañero sexual robótico, parece que su popularidad solo aumentará en el futuro.