Un árbol evolutivo de las flores basado en secuencias de ADN y hecho totalmente en la UNAM contribuyó significativamente a una investigación internacional.

Las representaciones de el origen de nuestro mundo se enfocan más siempre en la fauna que en la flora. Sin embargo, también los hallazgos botánicos son importantes y necesarios. Por eso Susana Aurora Magallón Puebla, investigadora del Departamento de Botánica del Instituto de Biología (IB) de la UNAM, participó en el estudio internacional denominado Proyecto eFlower que reconstruyó la evolución de las flores durante los últimos, 140 millones de años.

El proyecto, en el cual participaron 26 expertos pertenecientes a 13 países, ofrece información sobre el avance temprano de las flores y sobre sus principales patrones de desarrollo entre todos los linajes vivientes del grupo.

Entre toda la reconstrucción de los diversos modelos, cabe destacar el árbol filogenético utilizado para recrear un modelo de la flor ancestral. Dicho representación fue hecha totalmente por la Universidad Nacional Autónoma de México y combina información sobre la estructura de las flores con datos actualizados sobre el árbol evolutivo de los angioespermas (plantas con flores), a partir de sus secuencias de ADN.

Modelo tridimensional de la flor ancestral reconstruido a partir del estudio.

Según el estudio y el modelo, la flor ancestrarl era:

“…bisexual, con órganos femeninos (carpelos) y masculinos (estambres) y múltiples verticilos (círculos concéntricos) de órganos parecidos a los pétalos, en grupos de tres”.

Los resultados, publicados en Nature Communications, proporcionan datos innovadores sobre las fases iniciales de la evolución de las angiospermas y proporciona un escenario simple para explicar la diversidad de la formas flores.

El estudio conjunto llevó cerca de seis años y muestra una estructura florar donde, inesperadamente, podemos apreciar que las partes florales están agrupadas en círculos concéntricos. Pero sin duda alguna, lo más interesante es que el árbol filogenético (con una fecha determinada) fue elaborado completamente por la UNAM.

Y como señala Magallón Puebla:

 “Lo importante es que lo realizamos totalmente en la Universidad Nacional, yo como autora principal, con una colaboradora posdoctoral y dos estudiantes. Me satisface que fue producido en mi laboratorio y está siendo utilizado para llevar a cabo estudios de la evolución floral de las angiospermas. Ayudó a resolver preguntas sobre las que siempre hubo incógnitas”.

Los investigadores utilizaron modelos matemáticos para representar el desarrollo de atributos específicos a través del tiempo y, por medio de la probabilidad, compaginaron diferentes características de múltiples ancestros.

Las flores bisexuales son ancestrales y las flores unisexuales evolucionaron muchas veces de manera independientemente.

Si bien ya existían estudios similares que utilizaban 80 especies distintas, por primera vez se hizo con 800 especies. Aun así, dice la investigadora, el registro fósil de los angiospermas permanece incompleto.

Los angiospermas, como señala el boletín de la UNAM, surgieron hace 140 millones de años en una etapa tardía de la evolución vegetal. Desde entonces se han propagado y actualmente existen, por lo menos, 300 mil especies vivientes, convirtiéndolas en el grupo más diverso de plantas en nuestro mundo.

vía UNAM

fuente Nature Communications

temas