El mundo de Game of Thrones está lleno de personajes ficticios que todos podemos llegar a querer, como el simpático grandulón que conocemos como Hodor. Sin embargo, ésto no significa que necesariamente sea un mundo totalmente alejado de la realidad.

El gigantesco sirviente de los Stark, Hodor, es conocido principalmente por la razón de que lo único que sabe decir es “hodor”. Cada una de estas palabras las dice en diferentes tonos y reflejando varias emociones, lo que nos indica que cada “hodor” es una expresión o tiene significados diferentes. Pero no es lo único que hace, pues también sabe seguir instrucciones, entiende lo que otros le digan e incluso anticipa las necesidades que otros tengan de él, es decir, está consciente de su entorno.

En realidad, ni siquiera se llama Hodor, sino Walder, y es que por la constante repetición de esa palabra, todos (salvo los que leyeron el libro) hemos asumido que ese es su nombre. Ésto no es un caso necesariamente ficticio o único, podemos remontarnos hasta el siglo XIX para encontrarnos con un hombre conocido como Tan, porque lo único que sabía decir era “tan”; y este caso sí fue estudiado en su momento, lo que nos puede dar una explicación de lo que pasa con la cabeza del personaje de George R.R. Martin.

¿Qué pasa con el cerebro de Hodor?

Pierre Broca trató a Louis Victor Leborgne, mejor conocido como Tan, hace casi dos siglos. En sus estudios descubrió que la única palabra que podía decir voluntariamente era “tan”, sin embargo, entendía todo perfectamente, lo que sugería que, como ocurre con Hodor, no era un problema cognitivo, sino directamente del habla. Broca descubrió que Tan tenía lesiones en la circunvolución frontal inferior y áreas limítrofes del lado izquierdo del cerebro. A través de ésto se concluyó que la comprensión y la producción del habla son manejados por dos áreas distintas del cerebro y si una sufre un daño, la otra sigue funcionando.

Hoy en día, esta aflicción del habla es provocada por lo que se conoce como afasia motora o afasia de Broca y hay diferentes razones por las que ocurren. Éstas pueden ser: severa malnutrición alimenticia durante el embarazo o la infancia, o una lesión cerebral.

Cada quien puede armar sus conclusiones de cómo es que Hodor padece ésta aflicción, porque nunca se ha mencionado en su mundo que este personaje haya sufrido una lesión en la cabeza, y tampoco parece que sea mal alimentado, porque incluso si hubo malnutrición en el embarazo de Hodor, o Walder, es posible reparar daños con una buena alimentación en la infancia. Sea la razón que sea, seguirá siendo uno de nuestros gigantones favoritos.

fuente Mother Jones

temas