El invento está pensado para usarse en prótesis destinadas a personas que perdieron alguna extremidad.

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford, dirigidos por el Doctor Benjamin Tee, diseñó un material artificial especialmente pensado para recubrir prótesis. Los investigadores aseguran que esta “piel artificial” podría ayudar a las personas que han perdido un miembro a recuperar sensaciones.

El material elástico, formado por varias capas de componentes, esta recubierto de circuitos flexibles y sensores de presión que reconocen la fuerza y textura de los objetos que tocan, por lo que generan una señal eléctrica compatible con el sistema nervioso. En el estudio en el que presentan el material, se señala que funciona gracias a un circuito que traduce la presión estática en señales digitales en función de la fuerza mecánica que se aplique.

El equipo de investigadores usó nanotubos de carbón en los sensores con microestructuras piramidales para recubrir la “piel”, gracias a lo cual maximizan la sensibilidad que transmite y permite a su usuario distinguir, por ejemplo, los niveles de presión de un apretón de manos.

Por el momento han estado probando su invento con ratones, demostrando que pueden volver a generar sensaciones en sus pequeñas prótesis por intervalos cortos de tiempo. El siguiente paso del desarrollo de esta tecnología es lograr que los ratones puedan sentir temperaturas por medio de la “piel artificial”. Los científicos esperan que, en el futuro, su tecnología pueda ayudar a que las personas que que han perdido un miembro puedan volver a sentir sensaciones en sus extremidades.

fuente Science

temas