Un sistema de impulso descartado hace casi 10 años finalmente es reconocido por la ciencia.

En 2006 el científico británico Roger Shawyer presentó un nuevo método de propulsión que, según sus investigaciones, podría funcionar utilizando micoondas. Desde entonces este sistema, llamado EmDrive, fue tachado de “imposible” por la comunidad científica al contradecir las leyes de la física.

La idea de Shawyer era realmente algo revolucionario, pues su propulsor sólo necesitaría energía eléctrica para funcionar, dejando atrás los caros y peligrosos combustibles que actualmente se utilizan. Con esto en mente fue que un grupo de investigadores chinos construyó su propio EmDrive, a pesar de que la ciencia ya había vaticinado su fracaso. ¿El resultado? Un empuje de 720 milinewtons (72 gramos), lo suficiente como para impulsar a un satélite en órbita.

Aún así, todo pasó inadvertido al no estar respaldado por una organización de renombre. Fue así hasta que el científico estadounidense Guido Fetta también decidió fabricar su propulsor, y convenció a la NASA de que lo probara. Luego de hacer sus investigaciones, la agencia espacial finalmente ha admitido en un informe que el EmDrive sí funciona, aunque no ha explicado por qué.

EMDrive-02

El método de Shawyer se basa en que las microondas generadas por la energía eléctrica rebotan en un espacio reducido, lo que produce empuje. La NASA ha calificado de “anómalo” el funcionamiento de EmDrive, pues según las leyes de la conservación no debería ser posible. En el documento publicado por la agencia se habla de que las microondas podrían estar interactuando con el vacío cuántico (ondas electromagnéticas fluctuantes y partículas que aparecen y desaparecen), aunque la agencia se limita únicamente a describir los resultados de las pruebas.

La NASA logró hacer que el propulsor creara entre 30 y 50 micronewtons, algo menor a lo hecho por los chinos pero que de la misma forma han dan positivo. Aunque la respuesta de la agencia espacial ha sido tibia, podría ser el primer paso de una nueva forma de hacer viajes espaciales con energía eléctrica y solar. Claro, tampoco se debe descartar alguna clase de error, pero parece poco probable.

vía Wired

fuente NASA

temas