NO, la NASA no encontró un universo paralelo donde el tiempo va al revés

No importa cuando imagines que puedes ir a otro universo, estas atascado en el aquí y el ahora con todos nosotros ¡Ya supéralo!
Proyecto ANITA (UH News)

Hoy decenas de medios internacionales dieron a conocer la noticia de que la “NASA detecta en la Antártida posible evidencia de un universo paralelo” y aunque la existencia de este universo es una posibilidad, al igual que el universo paralelo donde los perritos dominan el mundo, la noticia y su escandaloso título no lo es. Sin embargo, la fuente de la que todo el mundo mal entendió la noticia da a conocer datos más impresionantes de lo que creíamos: el descubrimiento de partículas que no se ajustan al modelo estándar de física que conocemos.

De acuerdo a una investigación desarrollada por Universidad de Hawai y liderada por el profesor de física Peter Gorham, en la superficie de la Antártida fue descubierta evidencia que sugiere la existencia de dichas partículas gracias a la utilización de la Antena Antártica de Impulso Transitivo antártica (ANITA, por sus siglas en inglés). Lo más importante de todo es que esta no es la primera vez que son detectadas estas partículas.

Proyecto ANITA (Universidad de Hawai)

El proyecto ANITA consiste en una carga útil de globo estratosférico que vuela sobre la Antártida, fue diseñada para detectar duchas de aire de rayos cósmicos a través de señales de ondas de radio en su camino hacia abajo o hacia arriba después de rebotar en el hielo. Lo que detectaron los científicos de la Universidad de Hawai fue una nueva especie de rayo cósmico que va al revés, de la Tierra al espacio.

“Lo que vimos es algo que se parecía a un rayo cósmico, como se ve en el reflejo de la capa de hielo, pero no se reflejó”, dijo Gorham. “Era como si el rayo cósmico hubiera salido del hielo mismo. Algo muy extraño. Así que publicamos un artículo sobre eso, simplemente sugerimos que esto estaba en una tensión bastante fuerte con el modelo estándar de física”.

Durante los vuelos en diciembre de 2006 y diciembre de 2014, ANITA detectó una fuente de partículas de alta energía en erupción desde el hielo que se asemeja a una lluvia de rayos cósmicos al revés. Estos descubrimientos fueron publicados en la prestigiosa revista Physics.

Los científicos concluyeron en que una posibilidad es que los rayos cósmicos de una supernova brillante estallaron en toda la Tierra, pero solo la detección de 2014 coincidió con tal evento. Otra posibilidad es que ANITA detecte ondas de radio emitidas por una partícula no incluida en el modelo estándar.

Después de analizar la partícula, el equipo del profesor Gorham tiene la hipótesis de que “podría ser una partícula secundaria producida por una interacción de neutrinos”. Los neutrinos son partículas fundamentales del universo, nacieron con la energía del Big Bang. Nos pueden contar todo, desde el nacimiento del universo hasta las reacciones nucleares que impulsan a las ciudades.

“Podría indicar que en realidad estamos viendo una nueva clase de partículas subatómicas que es muy penetrante”, dijo Gorham. “Incluso más penetrante que un neutrino, que es bastante difícil de hacer. Esta partícula estaría pasando por casi toda la tierra. Así que esto podría ser una indicación de algún nuevo tipo de física, lo que llamamos más allá del modelo estándar de física”.

Las detecciones sugieren que las señales provenían de partículas que se movían hacia arriba y que atravesaban la tierra antes de salir del hielo. Pero no se pronostica que los rayos cósmicos hagan eso en grandes cantidades. Se necesitan más detecciones de estas señales extrañas antes de sacar conclusiones definitivas sobre su origen.