Foto: letra.digital

Estudios demuestran que el pulque no era la única bebida alcohólica en el mundo prehispánico.

Mezcal, tequila, bacanora, sotol y charanda son los destilados mexicanos más conocidos en el mundo. Todos ellos surgieron en una época posterior a la conquista, pues los españoles trajeron a nuestro continente las técnicas de destilación que habían aprendido de los árabes siglos atrás. En el México prehispánico la única bebida alcohólica existente era el pulque.

Todo esto es de conocimiento general, sin embargo, estos hechos están a punto de cambiar, pues estudios realizados por investigadores del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la Universidad Nacional Autónoma de México demostraron, con evidencias, que la destilación se conocía en Mesoamérica mucho antes de la llegada de los europeos, desde hace al menos 25 siglos.

“Las fechas obtenidas con carbono 14 de los residuos de maguey en hornos encontrados en el centro ceremonial y administrativo de Xochitécatl-Cacaxtla, en Tlaxcala, corresponden al primer periodo de ocupación de la ciudad, del año 600 al 400 antes de Cristo (a.C.); ésa es nuestra hipótesis, tenemos que convencer a mucha gente”, destaca el estudio.

Luego de más de 10 años de trabajos en Tlaxcala, Oaxaca y otras regiones del país donde se produce mezcal, los investigadores Mari Carmen Serra Puche y Jesús Carlos Lazcano Arce publicaron El mezcal, una bebida prehispánica. Estudios etnoarqueológicos. En este trabajo se detallan los resultados de sus estudios etnoarqueológicos y etnohistóricos, y de diversos análisis químicos.

Los universitarios refieren que Xochitécatl-Cacaxtla era un centro regional, cuya área administrativa estaba en el Gran Basamento de Cacaxtla y el área ceremonial en Xochitécatl. Cerca del centro ceremonial encontraron unidades habitacionales, lo que les permitió vislumbrar un panorama más amplio de esta ciudad prehispánica y descubrir que sus habitantes se dedicaban a diversos oficios, como pulidores de piedra y ceramistas; “como era de esperarse, había base de sustentación agrícola”, indicó Lazcano Arce.

Los investigadores encontraron evidencia material, como hornos semejantes a los que se utilizan actualmente para quemar la piña del maguey, con una gran cantidad de piedra quemada que “no eran para la producción de cerámica” sino para calentar piña de maguey, como posteriormente lo descubrió la Facultad de Química y del Instituto de Química de la UNAM tras los análisis químicos.

“Vivimos en un país en el que el pasado está presente. Los arqueólogos hacemos el análisis de nuestra cultura material encontrada en contexto arqueológico y vemos la posibilidad de compararla etnográficamente con la actual. Por ello, en el proyecto ‘La ruta del mezcal’ se recorrieron los lugares donde actualmente se destila esta bebida de forma artesanal y utilizando ollas de barro”.

Los universitarios consideran que en el caso de Xochitécatl-Cacaxtla la producción de la bebida tenía que ver con los intereses de las élites de la sociedad, es decir, no se producía para el común de la gente.

fuente UNAM

temas