Nueva evidencia cambia lo que sabíamos hasta ahora de nuestro satélite natural.

Un nuevo análisis isotópico de la Luna acaba de demostrar que nuestro satélite es un fragmento de la Tierra que se desprendió violentamente de nuestro planeta hace aproximadamente 4,500 millones de años. Si bien la teoría que planteaba esto no es nueva, circula en el medio científico desde mediados de los años setenta, nueva evidencia parece demostrarla y cambiar el sentido de su formación.

De acuerdo con la teoría, la proto-Tierra chocó con un enorme objeto espacial (al que han llamado Theia) que pulverizó un fragmento del planeta, el cual se expandió hasta formar un disco superfluido que, al cristalizarse, dio forma a la Luna. Kung Wang, geoquímico de la Universidad de Washington en St. Louis, es uno de los principales científicos que buscó demostrar esta teoría.

Wang, junto con su equipo, realizó una medición de isótopos de potasio en distintas rocas lunares y terrestres. Las conclusiones del experimento demostraron que las composiciones isotópicas entre las rocas terrestres y las lunares son prácticamente idénticas. El equipo de Wang examinó siete muestras de roca lunar de diferentes misiones lunares y compararon sus proporciones de isótopos de potasio con las de ocho rocas terrestres representantes del manto de la Tierra, descubriendo una carga isotópica solo posible por un fenómeno de evaporación.

De acuerdo con el nuevo modelo que explica el nacimiento de la Luna, el impacto entre la proto-Tierra y Theia fue tan violento que Theia y el manto de la Tierra se vaporizaron y se mezclaron para formar una atmósfera densa de vapor y masa fundida, que se expandió para llenar un espacio más de 500 veces mayor que la Tierra actualmente. Al enfriarse esta atmósfera, la Luna se condensó a partir de ella. Esta teoría explicaría porque los isótopos de las rocas de la Tierra y la Luna son iguales, y porque no existe evidencia de isótopos pertenecientes a Theia.

La nueva teoría cambia completamente lo que se sabía de la Luna, debido a que la teoría anterior suponía que el satélite se formo mayoritariamente de los restos de Theia.

fuente Nature

temas