De acuerdo a una investigación realizada en la Universidad de Durham, los fetos tiene la capacidad de llevar a cabo acciones y prever el resultado de las mismas.  

A partir del descubrimiento de que los fetos gesticulan durante el embarazo como preparación para su adaptación al mundo lejos del útero, la psicóloga Nadja Reissland y un equipo de trabajo de la Universidad de Durham y la Universidad de Lancaster utilizaron ultrasonidos 4D (es decir imágenes tridimensionales que se pueden ver en tiempo real) para observar a ocho niñas y siete niños, entre las semanas 24 y 36 de embarazo y ver cómo se preparan para adaptarse a su llegada al mundo desde antes de ser expulsados del cuerpo de sus madres.

El estudio demuestra que los fetos de pocas semanas suelen tocarse la parte superior y lateral de la cabeza, mientras que en las etapas posteriores del embarazo tienden a tocarse zonas más sensibles de la cara, como la boca, misma que abren antes de que sus dedos la alcance, con lo que demuestran mayor adaptación a tocar y ser tocados.

Feto 2

De acuerdo con la Dr. Nadja Reissland, la sensibilidad de la zona alrededor de la boca se incrementa a medida que se desarrollan los fetos:

“El aumento del número de veces que se tocan esta parte y la boca podría ser un indicador del desarrollo del cerebro, y una preparación para la interacción social, el autoconsuelo y la alimentación”

Los científicos creen que la coordinación es un indicador clave para el desarrollo sano del bebé, ya que su ausencia en ciertas etapas del embarazo podría ser un signo de enfermedad. La forma en que los bebés tocan su cara pueden ser un indicador de qué tan bien se están desarrollando física y psicológicamente antes de nacer.

vía Daily Mail

temas