El antiguo espécimen fue hallado en una gruta de Sudáfrica.

El paleoantropólogo Lee Berger, junto con un equipo de investigadores, dieron a conocer el descubrimiento de una nueva especie del género humano. Se trata del Homo naledi, un ancestro común de los seres humanos del que no se tenía registro.

Los restos del Homo naledi fueron descubiertos en la cueva Rising Star de Maropeng, Sudáfrica, donde fueron exhumadas las osamentas de 15 homínidos de esta especie, repartidas en 1,550 huesos. El sitio donde se localizaron los huesos forma parte del rico yacimiento arqueológico conocido como “la cuna de la humanidad”, que forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO.

Uno de los esqueletos completos localizados en Sudáfrica
Uno de los esqueletos completos localizados en Sudáfrica

El hallazgo se realizó entre 2013 y 2014, desde entonces se han realizado diferentes estudios a los huesos fosilizados para determinar a que especie pertenecían. De acuerdo con Berger, el “nuevo abuelo” de los seres humanos tiene rasgos a medio camino entre los de un Australopithecus y un Homo erectus. 

“El Homo naledi tenía un cerebro minúsculo del tamaño de una naranja y un cuerpo muy esbelto. Tenía una altura media de 1.5 metros y pesaba 45 kilos”, indicó John Hawks, investigador de la universidad de Wisconsin-Madison.

Sus manos permiten suponer que tenía la capacidad de manejar herramientas, sus dedos estaban muy curvados, mientras que es “prácticamente imposible distinguir sus pies de los de un hombre moderno”, precisa un comunicado conjunto de la universidad de Wits, la National Geographic Society y el ministerio sudafricano de Ciencia.

“Sus pies y sus largas piernas indican que podía caminar durante mucho tiempo”, señaló Berger.

Algunos aspectos del Homo naledi, como sus manos, sus muñecas y sus pies, están muy próximos a los del hombre moderno. Al mismo tiempo, su pequeño cerebro y la forma de la parte superior de su cuerpo son más próximos a los de un grupo prehumano, los Australopithecus.

homo-abuelo
Recreación realizada por National Geographic Society

Este descubrimiento podría permitir conocer más sobre la transición, hace unos dos millones de años, entre el Australopithecus primitivo y el primate del género homo, nuestro antepasado directo. Así que, mientras observas la recreación realizada del espécimen por la National Geographic Society, estás viendo a un pariente muy, muy lejano.

fuente National Geographic

temas