Afortunadamente el paciente logró recuperarse, pero aseguró escuchar el momento en el que su garganta se “rompió”.

¿Tu mamá siempre te ha dicho que aguantarte los estornudos es malo? Pues déjame decirte que tiene razón. Un estudio de caso realizado por BMJ Case Reports, da cuenta de un hombre de 34 años de edad completamente sano que, tras apretarse la nariz y la boca para reprimir un estornudo, se “rompió” la garganta.

Según el reporte, el hombre escuchó y sintió un estallido en el cuello. Como no podía hablar ni tragar por la hinchazón, fue inmediatamente a emergencias para que los doctores le dijeran que el estornudo fue tan fuerte que contenerlo terminó por romperle la faringe. Esto creó burbujas de aire en el cuello, lo que provocó un fenómeno conocido como crepitación, en el que el paciente escucha como si algo tronara dentro de la garganta.

Al llegar al hospital, los médicos le colocaron un tubo de alimentación y le administraron antibióticos. Afortunadamente, el paciente fue dado de alta una semana más tarde.

Según los médicos, es muy poco probable que esto pase cuando retienes un estornudo, y es más probable que ocurra si existe una infección o un trauma. Aun así, debes evitar presionar tu nariz para contener un estornudo. Existen casos donde son los tímpanos los que se rompen y algunos músculos se retraen, por eso lo mejor es abrir bien la boca y estornudar contra tu brazo, como tantas veces se te ha dicho.

fuente BMJ Case Reports

temas