La nueva plataforma utiliza la tecnología de Google para hacer “zoom” a los órganos del cuerpo humano hasta un nivel celular.  

Hace unas horas se anunció un proyecto de investigación biomédica en el que colaboran la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), la Universidad de Harvard, la empresa óptica alemana Zeiss y Google. La iniciativa busca llevar la experiencia en la que navegamos a través de Google Maps, a una nueva plataforma que intentará conducirnos de forma virtual por el cuerpo humano a nivel celular y en tiempo real.

Para lograr lo anterior, Zeiss facilitará tecnología industrial desarrollada inicialmente para detectar defectos en semiconductores de silicio. Luego se aplicarán algoritmos similares a los que hacen funcionar Google Maps, para generar mapas instantáneos del interior del cuerpo humano que incluso permitirán hacer “zoom”.

google-maps-body1
Melissa Knothe Tate, directora del proyecto al lado de las computadoras con Google Maps para el cuerpo

Gracias a la combinación de tecnología, la cual no estaba pensada para usarse con fines médicos, será posible ver en tiempo real, por ejemplo, las conexiones que se encuentran en el cerebro, comprender las señales moleculares en los tejidos y desarrollar tratamientos específicos para decenas de dolencias.

“Por primera vez tenemos la habilidad de ir de una imagen del cuerpo humano y descender hasta el nivel celular para ver cómo las células se alimentan y cómo se conectan. Esto podría abrir las puertas para terapias desconocidas o formas de prevención sanitarias todavía no imaginadas”, indicó la academica Melissa Knothe Tate, directora del proyecto y experta en biología celular.

Hasta ahora, el proyecto ha utilizado ratones y conejos para probar la nueva tecnología, pero esperan comenzar a experimentar con humanos a la brevedad, buscando conocer más sobre la manera en que afectan los movimientos a las caderas y a la osteoartrítis, en busca de nuevos tratamientos que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes. De acuerdo con los expertos, esta nueva tecnología permitirá reducir a “semanas estudios que solían tardar 25 años”.

fuente UNSW

temas