Los pros y contras del ambicioso plan del fundador de SpaceX.

Esta semana Elon Musk le presentó al mundo su Sistema de Transporte Interplanetario desde el escenario del 67° Congreso Internacional de Astronáutica, en Guadalajara, Jalisco. Hoy, más de uno se siente como octogenario de la España isabelina que se acaba de enterar de la existencia de un nuevo continente: “América está allí, es algo real, viajar es una posibilidad y todos quiere visitarla; pero hay muchos factores que lo impiden. La edad y el dinero son las principales”.

Making Humans a Multiplanetary Species (nombre de la ponencia de Musk) nos mantuvo a la expectativa. Por momentos su plan para colonizar Marte en la próxima década se hizo muy real, pero en otros sonó como una vieja historia de ciencia ficción. De hecho, la visión de Musk sobre los restaurantes dentro de su nave espacial, suena más a una versión en miniatura del DSF-1 de Macross, que una nave espacial a la altura de nuestra realidad.

¿Cómo va a ser el viaje?

La nave está compuesta de dos partes: una enorme nave interplanetaria con capacidad de 100 pasajeros y 450 toneladas de carga, y un booster que le ayudará a despegar. Juntos, el cohete y la nave alcanzan la sorprendente altura de 122 metros (sólo 103 metros más chica que la Torre Mayor de la Ciudad de México).

Cuando esté lista, la nave despegará del Centro Espacial Kennedy (en Cabo Cañaveral), con una fuerza de empuje de 13 mil toneladas, gracias a los 42 motores Raptor que tendrá el booster. Una vez que que la nave interplanetaria esté en órbita, este potenciador de despegue volverá a su plataforma de lanzamiento (en la Tierra, vaya), como ya lo hemos visto con los cohetes Falcon 9 de SpaceX.

Una vez que comiencen los viajes, el plan maestro de Musk es enviar naves cada 26 meses, para que dentro de 40 o 100 años (dependiendo la afluencia de humanos a Marte) podamos tener una colonia autosustentable en nuestro planeta vecino. Incluso, con la cantidad de agua que hay en Marte, podríamos tener comida, bebida (¡duh!), energía y hasta podríamos terraformar el planeta, como Total Recall… bueno más o menos.

¡Elon Musk es un genio!

¿Por qué hay tantos esfuerzos por poner una base en la Luna si no hay nada que pueda sostener la vida de forma independiente allí? Musk tiene razón en eso, por qué vamos a negarlo. Su apodo de “el Tony Stark de la vida real” es muy bien ganado. Es un genio visionario. Tiene un plan y se ha comprometido a llevarlo a cabo en fechas específicas, un paso a la vez, comenzando en 2018 con el proyecto Red Dragon.

La misión Red Dragon es:

  • Aprender cómo transportar grandes cargas útiles en Marte.
  • Identificar y caracterizar los posibles recursos tales como el agua.
  • Caracterizar los posibles lugares de aterrizaje, incluyendo la identificación de riesgos de superficies.
  • Demostrar las capacidades clave de la superficie de Marte.

Una vez que las naves Dragon transporten el suficiente material para comenzar a trabajar en Marte, de forma más o menos segura, entonces comenzaremos a exportar humanos. Es un plan muy lógico que tiene puntos a su favor. Por ejemplo, el abastecer combustible a las naves en el espacio. Recordemos que estas serán las más grandes que haya construido la humanidad en su historia aeroespacial.

spacex

Gran parte del problema de los viajes espaciales es la gravedad de la Tierra, pues es tan fuerte que se gastan grandes cantidades de combustible para poner en órbita a los transbordadores. Con el booster reciclable, se podrá reabastecer a Dragon en órbita, y el peso ya no será problema.

Si a esto le añadimos la idea de reutilizar los propulsores y la nave, los costos sí podrían bajar en el futuro. El cálculo de Musk afirma que podría disminuir el pasaje de una persona de 10 mil millones de dólares por persona a tan sólo 200 mil dólares. La imagen del primer despegue se asemeja al Verano del Cohete que describió Ray Bradbury en sus Crónicas Marcianas. La explosión de los 42 motores Rapture promete ser de un estruendo histórico.

Lo genial es que Marte no es realmente la meta, solo es un paso más. La plataforma que nos llevará a un punto más lejano.

29937258496_40f43169e3_z

¡Musk es un genio, pero su plan es una locura!

La conferencia de Musk podría calificarse de histórica. Podría, porque a nosotros no nos concierte juzgar el futuro, lo que sí podemos es analizar lo dicho por el empresario y sobre todo, lo que no dijo. Esos detalles que hacen que tengamos serias dudas sobre su plan. Y no nos referimos a su negativa a ir en el primer viaje a Marte debido a que las probabilidades de morir son muy grandes y él quiere ver a sus hijos crecer. Sí, eso dijo.

Nos referimos a los factores importantes del plan. Por ejemplo. Un poco en broma y otro tanto en serio, Musk afirmó que dentro de la nave habría restaurantes y actividades recreativas, pero !la gente no vive de pizza! ¿qué van a comer en el viaje? Cómo mantener sana, física y mentalmente, a una tripulación de 100 pasajeros civiles. No olvidemos que es un proyecto privado.

29343823914_3383164df0_z

Pero bien podrían mantenerlos en ruedas de hámster corriendo a la nada durante 80 días para mantenerlos ocupados, alimentados de galletas de animalitos y sorbitos de agua. Está bien, uno se acostumbra a la mala vida y a Musk se le pudo olvidar detallar un poquito más esta parte. Lo que no debería habérsele pasado y explicar con lujo de detalle es de qué forma evitará que los astronautas mueran por la radiación.

No Elon, no somos tardígrados que puedan soportar la radiación y el frío del espacio. Los niveles de radiación a los que estarán sometidos los viajeros, producto de las erupciones solares y los rayos cósmicos son uno de las principales preocupaciones de los científicos. En la órbita terrestre, nuestra atmósfera y el campo magnético del planeta protegen en parte a los astronautas de la Estación Espacial Internacional, desviando las partículas nocivas al espacio profundo. ¿Cómo va a sustituir la gente de SpaceX al campo magnético terrestre?

29343824424_56007c46e2_z

Suponiendo que se resuelven todos los detalles del viaje y llegamos con éxito a Marte. Los astronautas comienzan la construcción de las plantas de combustible para poder regresar a la Tierra. A la par, inicia la producción de comida.

¿Qué se comerá en Marte? No está del todo claro, pero de lo que pudimos entender se sembrará comida en tierra marciana. “Si tenemos energía en Marte, vamos a tener agua porque hay enormes cantidades de hielo”, afirmó Musk en la conferencia, por lo que el agua para riego estaría resuelto, pero ¿la tierra es buena para sembrar?

En 2008 la sonda Phoenix de la NASA detectó rastros de perclorato, una sustancia de alto contenido oxidante que es tóxica para los humanos. Es imposible cosechar algo en ese tipo de suelo, sin mencionar la oxidación constante a la que se verá sometido el campamento (físico).

29343825184_4b499fe77b_z

¿Cómo se solucionará este problema? Pensando a futuro, Musk propone una especie de Terraformación de Marte liberando enormes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera para calentar el planeta y traer de vuelta el agua líquida. Pero eso no soluciona la vida de los primeros colonos.

Ahora bien. Si necesitamos crear una colonia autosustentable ¿No deben los colonos procrear en lugar de estar importando personas? ¿Si un par de humanos en Marte decide tener un hijo?, ¿cuál será el resultado? ¿Se podrá lograr el embarazo humano en la gravedad del planeta rojo? Las preguntas siguen aumentando.

2

Pero el problema más grande del proyecto no radica en el viaje en sí, sino en su financiación. En su conferencia, Musk aclaró que por ahora SpaceX está invirtiendo sólo una “pocas decenas de millones de dólares” al año en Sistema de Transporte Interplanetario y que con el tiempo podrían más dinero. Esperemos que sea mucho, mucho más.

SpaceX tiene que invertir en la construcción del Sistema de Transporte Interplanetario (cohete, nave, tanque de abastecimiento, etc), en el Proyecto Dragon, en mandar toneladas de equipo a Marte, luego a los pasajeros sanos y salvos, más las cosas que vayan saliendo a su paso ¿De dónde saldrán todos esos recursos? Seguramente de los pasajes no.

Seamos sinceros, SpaceX no tendrá ningún problema en encontrar aventureros que quieran ser los primeros humanos en pisar planeta rojo. Lo difícil va a ser encontrar aventureros multimillonarios con intenciones suicidas que puedan pagar el boleto de ida (el de regreso es gratis).

“Sé que hay mucha gente en el sector privado interesada en proporcionar fondos para un viaje a Marte, y con suerte habrá interés también por parte del gobierno” explicó Musk, pero no deja en claro el plan financiero que pueda sostener todo este sueño. En cuanto más tarde en aclararlo, más tardará en llegar el dinero y el marterrizaje se prolongará más allá del 2023.

3

Pese a todo lo que se ha dicho y los experimentos realizados, esto solo es el comienzo. Es normal tener tantas dudas, lo único que esperamos es que encuentren respuesta rápida por parte de Musk o alguien de SpaceX. Alguié coherente. Mientras tanto esperaremos. Esperaremos pacientemente a responder las preguntas que valen la pena hacerse

¿Quién es el autor y de qué trataba el cómic que le iban a regalar en la sesión de preguntas y respuestas?, ¿por qué no aceptó el beso que la joven le quería dar en la conferencia?, ¿De que era la starup que se nego a revisar? ¿Al final el dinero que financiará el viaje vendrá de los gobiernos que busquen colocar armas de destrucción masiva apuntando hacia la Tierra desde nuestro planeta vecino? ¿El dinero de la tierra vale lo mismo en Marte?

Misterio.

temas