Científicos estudian misteriosa estrella masiva que desapareció sin dejar rastro

La estrella simplemente desapareció sin dejar rastro, creando un misterio científico sin precedentes

Científicos del Trinity College en Dublín, Irlanda, estudian la curiosa y misteriosa desaparición de una estrella masiva observada a través del Very Large Telescope (VLT), pues dejó de ser avistada sin convertirse en una supernova, constituyendo un hecho astronómico sin precedentes.

El VTL del Observatorio Europe Austral encontró (paradójicamente) la desaparición de una estrella masiva en una galaxia enana que se cree murió de una forma muy extraña, aunque también existen otras hipótesis al respecto.

Una de ellas es que la estrella se volvió mucho menos brillante al envejecer y el polvo que inhibe que sus rayos viajen de manera constante oscureció su espectro, ocultándola así de las observaciones del telescopio.

Sin embargo, también se estudia la posibilidad de que esta haya colapsado y haya sido devorada por un agujero negro, muriendo sin producir una supernova, como se esperaría en una estrella de ese tamaño y con esas características. Andrew Allan, director del Trinity College, reconoció que de ser cierta esta hipótesis, sería el primer evento de este tipo del que se tiene conocimiento.

Esta estrella masiva fue estudiada insistentemente desde 2001 hasta 2011 y está ubicada en la galaxia enana de Kinman. Según las estimaciones de los científicos que la observaros, se encontraba en una etapa avanzada de su vida y evolución como estrella.

Fue observada y estudiada para entender mejor el comportamiento de estas estrellas en cuanto llegan al final de su vida. Sin embargo, su observación terminó con un evento nada esperado ni previsto dentro de las estimaciones científicas.

La estrella está ubicada a aproximadamente 75 millones de años luz de la Tierra alrededor de la constelación de Acuario y dejó de dejar rastro lumínico desde 2019, que fue la última vez que se trató de rastrear mediante el VLT.

Los astrónomos han intentado estudiar este tipo de estrellas desde hace varios años pues su naturaleza es sumamente caótica y cambiante, por lo que poder ver las que se encontraban en la galaxia de Kinman parecía una buena oportunidad para entender su comportamiento, pero el azar prefirió que esto siga siendo un misterio, al mismo tiempo que ocurría un descubrimiento sin precedente.