Hace poco pudimos conversar brevemente con el único explorador mexicano reconocido por National Geographic.

Guillermo de Anda es lo más cercano que existe a un Indiana Jones mexicano, pues el profesor e investigador es un arqueólogo aventurero que realiza la mayoría de su trabajo bajo el fondo de cenotes antiquísimos, la mayoría de ellos vistos sólo por un puñado de personas en toda su historia, debido a su difícil acceso.

Después de muchos años de realizar su trabajo en los más recónditos cenotes de la cultura maya en Yucatán y Quintana Roo, De Anda fue nombrado explorador de National Geographic en el 2012, una distinción que nunca se había concedido a un investigador mexicano, por lo que el trabajo del arqueólogo submarino a tenido mayor exposición al ser difundido por la organización internacional sin fines de lucro. En la corta charla que tuvimos con él, De Anda manifestó lo complicado que es realizar ciencia en nuestro país, pero también comentó las grandes satisfacciones personales y profesionales que le ha traído su carrera, además de llamar a los jóvenes a  interesarse en las ciencias.

Escuchar a De Anda es una de las mejores formas de contrarrestar la idea común que disocia la investigación con la aventura, que cree que la vida académica esta alejada de los esfuerzos físicos.  Esto es, en suma, una invitación a mirar con nuevos ojos la arqueología y la ciencia en general.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=9tSE18BIW7I&w=640&h=360]

* Foto de portada: Michele Westmorland

temas