El lábaro patrio podría llegar a nuestro satélite natural. 

Jordi Muñoz, el exitoso fabricante de drones de la empresa 3D Robotics, y Daniel Gómez Iñiguez, dueño de la marca de tecnología biodiesel SOLBEN, son dos de los emprendedores mexicanos más exitosos del momento a pesar de que ninguno de los dos llega a los treinta años de edad.

Actualmente los dos amigos se unieron para dar forma a México en la Luna A.C., un proyecto que busca utilizar la tecnología de sus dos marcas para conseguir llevar la bandera mexicana a nuestro satélite natural. Pero el proyecto va más allá de esta mediática meta, también pretende localizar y potenciar el talento de los mexicano para que no tenga que buscar oportunidades fuera de nuestro territorio.

“En México existe el talento. Siempre, siempre salimos adelante porque tenemos la capacidad, pero no funcionamos en el país porque no hay instituciones donde los emprendedores puedan concentrarse en sólo innovar”, dijo Jordi Muñoz.

La iniciativa México en la Luna buscará y entrenará a los jóvenes mexicanos con aptitudes para las matemáticas e ingeniería, intentando generar nuevas fuentes de empleo relacionadas con la ciencia, con el fin de evitar que el talento nacional tenga que salir a buscar oportunidades en el extranjero.

Jordi-Muñoz
Jordi Muñoz

Actualmente los emprendedores muchachos ya cuentan con el apoyo de un científico mexicano que labora en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) a cargo del diseño de satélites, quien los apoyará en su nueva empresa.

“No sólo se trata de llevar la bandera de México a la Luna, es empezar a demostrar a los mexicanos y al mundo entero lo que esta nueva generación de emprendedores está haciendo de manera disruptiva para el bien de la comunidad”, indicó Daniel Gómez.

El plan es muy ambicioso y contempla varias etapas, llevar la bandera a la Luna es sólo la cereza del pastel. También contempla el lanzamiento de satélites pequeños y telescopios maniobrables que estén a disposición a los universitarios mexicanos.

México en la Luna A.C. aun está en una etapa muy temprana de desarrollo, pero, de concretarse, sería el más ambicioso proyecto privado mexicano relacionado con la ciencia de los últimos años.

fuente Milenio

temas