El diámetro de la Luna es del tamaño de México

Nuestro satélite natural cabría cuatro veces dentro de nuestro planeta
(NASA)

Hace unos tres mil 800 millones de años, un objeto del tamaño de Marte chocó con nuestro planeta, puverizandose y volando hacia el espacio. Estos fragmentos formaron un anillo de rocas alrededor de la Tierra y se fueron aglomerando para formar a la Luna, nuestro único satélite natural y el quinto satélite más grande del Sistema Solar.

De acuerdo a Julieta Fierro, investigadora del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM, el diámetro de la Luna es del tamaño de México, cabrian cuatro de ellas dentro de nuestro planeta.

La Luna está en sincronía con la Tierra, a la que siempre le muestra su misma cara; su núcleo está fundido y puede tener lava, mientras que en su superficie tiene fisuras o grietas que ahora se pueden medir, dijo la astrónoma y divulgadora científica en una charla ofrecida dentro del ciclo Astronomía en tiempos de coronavirus.

Una de las cosas que la hace maravillosa es que podemos verla a simple vista, incluso observar sus diferentes fases; por otra parte, no hay posibilidad de que colisione con nuestro mundo, por el contrario, se aleja cada vez más, aclaró.

Aún ahora siguen cayendo objetos a la Tierra, como rocas vidriadas que se producen durante las erupciones de los volcanes y cuando hay un impacto de un meteorito contra la Luna o contra el planeta.

“Estos fragmentos salen volando, se evaporan, y cuando se solidifican producen estas rocas vidriadas que se llaman tectitas, y a veces tienen forma de gota. Luego de algunos viajes espaciales, las conocemos en la Tierra”, finalizó.

Desde la Tierra, las personas la miran como uno de los objetos más brillantes del cielo, pero en realidad su brillo es el reflejo de la luz del Sol.

Gira sobre sí misma, pero también alrededor de nuestro planeta, lo que le toma un tiempo aproximado de 27.3 días.

A medida que orbita la Tierra, parece que cambia de forma: a veces se observa una pequeña sección de ella, otras se ve completa, “por eso se dice que tiene fases, estados transitorios que son resultado de su movimiento y de la luz solar que refleja su superficie. La que más me gusta parece una sonrisita”, comentó.