La función de este nuevo “puerto espacial” será lanzar misiones a la profundidad del espacio.

Atrás quedaron los tiempos de la Guerra Fría y la carrera espacial entre Estados Unidos y Rusia Unión Soviética. Ahora las dos potencias son amigas –por no decir amantes– y sus agencias espaciales, NASA y Roscosmos, trabajarán en conjunto para construir una nueva estación espacial en la Luna.

Esta nueva estación lunar forma parte de un proyecto más grande, que planea enviar en un futuro los primeros humanos a Marte. Durante la edición 68 del Congreso Astronáutico Internacional, que se está llevando a cabo en Adelaide, Australia, se anunció que ambas agencias han llegado por fin a un acuerdo sobre los estándares técnicos que se usarán en la unidad de acoplamiento de la futura estación.

El proyecto usará diseños rusos y se aseguró que no será como la Estación Espacial Internacional, sino que será una especie de “trampolín” para los futuros viajes espaciales. “Aunque la entrada del espacio profundo todavía es conceptual, la NASA se complace en ver el creciente interés internacional en moverse en el espacio cislunar –espacio que existe entre la Luna y la Tierra– como el siguiente paso para avanzar la exploración espacial humana”, dijo Robert Lightfoot, administrador en funciones de NASA en la sede de la NASA en Washington.

Ahora, Rusia y Estados Unidos analizan los objetivos del proyecto para hacer posible el inicio de la construcción en el 2020. De acuerdo a The Guardian, Igor Komarov, director de Roscosmos, afirmó que ambos países también discutieron el uso de los cohetes Proton-M y Angara de Moscú para ayudar a crear la infraestructura del puerto espacial lunar.

fuente NASA

temas