Todos los aficionados a la famosa bebida de malta viven un día negro.

The Washington Post dio a conocer los resultados del primer experimento para medir la manera en que la gravedad cero afecta el sabor del Whisky. A pesar de que la exploración espacial no suele relacionarse con el consumo de alcohol, las principales marcas de destilados ya están pensando en el futuro, por lo que, asumiendo que en algún momento en los años por venir los seres humanos comenzarán a viajar por el espacio de manera cotidiana, han comenzado a prepararse para saber como afectará un entorno diferente a sus bebidas.

Hace unos meses la compañía Ardbeg envió una botella de su whisky de malta al espacio, de manera similar a lo que recientemente realizó la destilería japonesa Suntory. Después de mantenerse en condiciones de microgravedad en la Estación Espacial Internacional durante un buen tiempo la bebida volvió a la Tierra.

El resultado del viaje más allá de nuestro planeta no arrojó un saldo positivo para el Whisky. Aparentemente las pruebas de sabor que realizó la compañía han detectado “importantes diferencias” entre el Whisky de la misma cosecha que permaneció en la Tierra y el que se mantuvo en el espacio por tres años, donde maduró junto con el mismo roble carbonizado que ayudó a añejar el Whisky en la Tierra.

ardberg

“El sabor estaba muy concentrado, con tonos a frutos ahumados como de ciruelas, pasas, cerezas, también tenía tonos terrosos, un ligero sabor a menta, anís, canela y tocino o jamón ahumado. El sabor es intenso, con notas de madera y pastillas antisépticas” indicó Ardberg.

Por su parte, la muestra de la Tierra tenía notas amaderadas, de cedro, pasas, vainilla, sabores balsámicos, junto con una frutosidad distante, algunos tonos a carbón y notas antisépticas.

Según Ars Technica, el análisis químico de las muestras no mostró diferencias importantes en los compuestos no alcohólicos que contribuyeron al sabor. Pero el análisis sugirió que la muestra madurada en microgravedad había sido influenciado menos por el roble.

A pesar del efecto en el sabor, la compañía sostiene que en futuros experimentos se podría mejorar el sabor del Whisky que viaje al espacio cambiando las formas de añejamiento.

vía The Washington Post

fuente ArdBeg

temas