Descubren evidencia de lagos subterráneos en Marte

Esto aumenta las posibilidades de encontrar vida en Marte.
(NASA)

Científicos descubrieron nueva evidencia que confirmaría la existencia de un yacimiento de agua bajo la superficie de Marte. La existencia de estos “lagos subterráneos en Marte” fue reportada por primera vez en 2018. Ahora una nueva investigación sugiere que existen tres yacimientos más de agua en el planeta. Este importante descubrimiento podría significar que vida podría habitar estos lugares.

La investigación publicada en la revista Nature está basada en 134 observaciones realizadas entre 2012 y 2019. La información fue recopilada por el radar la astronave Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) cuando exploró la región del Polo sur del planeta.

El instrumento es capaz de “ver” las ondas de radio que rebotan sobre la superficie de Marte, y reacciona de manera distinta de acuerdo al tipo de material y composición del objeto con el que se topen. De hecho esta misma tecnología es usada en para encontrar lagos glaciares subterráneos aquí en el planeta Tierra.

La nave recopiló información en un área de 75 mil kilómetros cuadrados, y en algunos puntos de su recorrido las señales indicaban la presencia de agua atrapada bajo una capa de hielo de un kilómetro. El lago descubierto en 2018 mediría 30 kilómetros, mientras que los tres reportados ahora tan solo tendrían un par de kilómetros de superficie.

Y aunque el descubrimiento puede ser bastante emocionante, no significa que automáticamente descubriremos vida en esos yacimientos de agua en Marte. Es cierto que en la Tierra algunos microorganismos pueden sobrevivir a las duras condiciones de la Antártida, pero la temperatura no es el único factor que juega un papel determinante.

Los niveles de sal presentes en el yacimiento también son determinantes para que pueda habitar algún tipo de vida. Estos “lagos” deben ser lo suficientemente salados para conservar su estado líquido, pero no deben rebasar cinco veces la salinidad del oceáno, de lo contrario no podrían albergar vida alguna.