Ayer el cometa ISON alcanzó su punto más cercano al Sol, por lo que algunos científicos sospechaban que la intensidad de la estrella acabaría por desintegrarlo.

Y es que luego de su acercamiento al astro, varios observatorios en el mundo perdieron el rastro del cuerpo celeste. Sin embargo, ayer por la noche la NASA captó algunas imágenes que han hecho creer a los astrónomos que el cometa ha logrado sobrevivir.

En esta secuencia se puede observar cómo ISON pasa por detrás del Sol para luego reaparecer desde el otro lado:

Ahora los científicos intentan determinar si efectivamente el punto luminoso que se muestra en las imágenes corresponde al cometa, pues existe la posibilidad de que sólo se trate de escombros. Según el análisis de la NASA, existe la posibilidad de que el núcleo del cometa siga intacto.

El llamado “cometa del siglo” ha sido observado por los astrónomos durante casi un año, periodo durante el que, según la agencia espacial estadounidense, ha mostrado un “comportamiento sorpresivo”. Ahora las imágenes conseguidas por los telescopios podrán ayudar a los expertos en su tarea de conocer mejor la composición del objeto, el cual contiene material que data de la formación del propio universo hace 4,500 millones de años.

fuente NASA

temas